El sensor despojado de sus filtros

Con una buena dosis de paciencia, nervios templados, y bastante más valor que el que hace falta para contarlo, os facilito el enlace a un blog donde desmontan una Sony NEX-5 de primera generación para convertirla en una cámara multiespectral capaz de captar a la vez el infrarrojo, el espectro visible y el ultravioleta, dentro de las capacidades que pueda tener el sensor.

¿ Y por qué os cuento esto ? ¿ No es otra más de esas operaciones a corazón abierto para convertir una cámara digital en una cámara capaz de ver el infrarrojo y hacer esas fotos de imágenes de estética tan singular ?

Pues si, si lo es. Pero lo que más me ha llamado la atención es que el uso principal que le va a dar el intrépido cirujano es para hacer fotos en blanco y negro, y argumenta que la textura que consigue es muy buena.

Ostras. Las imágenes de muestra que ilustran el artículo, a pesar de verlas en un monitor bastante malillo, parece que sí, que tienen un toque o un plus francamente muy agradable. La gradación tonal es muy, no se como decirlo, es muy gradual, no hay nada fuera de lugar. Hay blancos puros y negros profundos, y todo lo de en medio aparece con una textura y detalle muy agradable.

Naturalmente no se como hubiera quedado la misma imagen con el sensor sin tocar, pero parece que en estas hay como un plus especial. Igual es pura sugestión, no me hagáis mucho caso.

Lo que si es seguro es que la operación para quitar del sensor las capas de filtros, no es ninguna tontería, así que mejor pensarselo varias veces antes de acometer una cosa así.

Lo he visto en “1001noisycameras” y este es el blog del autor.

Microactualización: 18-1-2013

Señoras y señores, ha nacido la NEX-5 Monochrome.

El nombre no es mío. Lo he leído en los Fhashazos de “Que sabes de” del 18-1-2013, y me ha gustado tanto, que lo he puesto aquí.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *