La palmera favorita de Ken: rutilante estrella de casi todos sus análisis.

Aunque solo sea por el gustazo o más bien debería decir el empacho que vais a sufrir contemplando tropecientas mil imágenes de la palmera favorita de Ken Rockwell vale la pena que os cuente que al bueno de Ken se le ha ocurrido hacer una comparativa de lo más heterogénea mostrando los resultados de dos conjuntos formados por los siguientes componentes.

  1. Por un lado la Nikon D3300 y la nueva D5600 equipadas con el plasticoso objetivo de kit 18-55.
  2. Y por el otro la estupenda Sony Alfa 7 II con los no menos estupendos Sony 24-70mmF2,8 GMaster y Sony 70-200mmF4 G OSS, que no es GMaster pero que tampoco está mal.
  • Todas las cámaras son de 24 Mpixels, si bien las Nikon son APS-C y la Sony FF.
  • Todas las muestras han sido tomadas a F8 y 70mm equivalentes.
  • Las imágenes son JPG y con los “presets” del gusto de Ken: “VIVID and +3 (maximum) saturation for both the Sonys and Nikons”.

Las conclusiones parecen querer transmitirnos un mensaje subliminal que yo enunciaría así: ¿ estamos todos locos, o que ?, ¿ para qué queremos gastarnos inmensas fortunas en equipos caros si con otros mucho más baratos obtenemos el mismo resultado ?

Desde luego no es un tema baladí y aunque los resultados hacen solo referencia a la nitidez y el detalle y para nada consideran el ruido ni el rango dinámico, es como para pensarlo. Aún así, lo único que puedo decir después del empacho de palmera que me he auto infligido, es que no estoy para nada de acuerdo con Ken, y que si me encontrara por ahí perdida una maletita con la Sony Alfa 7R II y toda la cristalería Sony GMaster no se me ocurriría llevarla a objetos perdidos sino que, como buen samaritano que soy, le daría acogida en mi casa por los siglos de los siglos, amén.

Tagged with:
 

3 Responses to Ken Rockwell: desconcertante comparativa palmeril – ¿ estamos todos locos, o es que nos sobra el dinero ? No os lo perdáis.

  1. Sito García dice:

    Para alguien que se inicie en lo fotográfico és un artīculo fantástico… pero la realidad se compromete más allá de una escena soleada a f/8. Digamos que es una forma un tanto infantil de hacerse trampas al solitario y que en cierta forma lo desacredita como gurú del píxel.

    Es evidente que el juego de manos responde a un interės crematístico, en el que poco o nada importa la objetividad, en el que en vez de encontrar las 7 diferencias, buscan los 7 parecidos, de tres equipamientos con prestaciones notablemente diferentes.

  2. Lo único que podemos sacar en claro, es que las máquinas de hoy día incluso las no tan profesionales tienen muy buena calidad. Que si no eres un profesional que le va a sacar partido a las “prestaciones que pagas por la diferencia de precio” no te hace falta efectivamente gastarte una fortuna. no por tener un equipo de 6000 euros, vas a hacer mejores fotos en la playa en un día de Julio con sol brillante a las 12 del mediodía, que con un equipo de 600 euros. Y es que valorar cual va a ser el uso fundamenta de tu equipo te puede hacer ahorrar miles de euros. Yo como ya sabéis porque lo he dicho varias veces, tengo la D800E con objetivos fijos 1.8 G de última generación, y para estudio con luz controlada y muchos exteriores, no puedo estar más encantado. No tiene 102.400 de ISO, ni 5 fotogramas por segundo, ni graba 4k… pero ni me hace falta. Sin embargo pagué por la resolución, la nitidez, y el rango dinámico, y no pude dar más en el clavo.

    Ya hemos visto a veces que incluso un smartphone con una cámara decente puede hacer fotos en óptimas condiciones que se acercan a cámaras réflex. Pero como dise Sito,todo es fácil en una escena soleada a f/8 y con un sujeto que ni se inmuta.

    Moraleja: Regla número 1: nunca gastes más de lo que debes. Regla número 2: nunca olvides la regla número 1

    Om Shamti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *