¿ Van vestidos de presidiarios, o solo me lo parece a mi ?

Por motivos que seguramente algún día explicaré, a estos tres señores que aparecen en la imagen ilustrativa: Mr. Hayakawa, Mr Okada y Mr Izuki, no solo les deseo una eterna cadena perpetua en la prisión más inmunda de nuestro mundo mundial, sino que además les deseo una condena inquisitorial en la hoguera, pero con rito medieval, con brochazos de aceite y cantos obscenos del populacho enardecido incluidos. Pero eso es otra historia, historia en la que estoy metido ahora y que aún no ha acabado, así que sea cual sea su final igual algún día la acabo contando.

Entre tanto, si os apetece le podéis echar un vistazo a la L-fábrica que L-Canon tiene en Utsunomiya, a unos 130 Km al norte de Tokio.

Nota tonta: con alguno de los trastos que aparecen en las imágenes yo sería feliz, y no hablo de los cristalitos, que también, hablo de los de analizadores para el control de calidad.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *