Dispersión: yo me pido el nº 9, el último. Está claro, ¿ no ?

Este es un artículo para leerlo sin prisas, con tiempo, y con un par de tazas de tila al lado. Lo han escrito Roger Cicala, Markus Rothacker, Aaron Closz, y Brandon Dube de Lens Rentals y tratan de demostrar lo difícil que es hacer un buen zoom (sobre todo angular) y lo mucho más difícil que es que te toque una copia buena del mismo.

Empiezo con unas Perogrulladas, evidencias tipo Perogrullo:

El rendimiento óptico de un objetivo depende de muchas cosas, y si además estamos hablando de un zoom, todas estas cosas varían en función de la focal.

  • Calidad y precisión de tallado y moldeado de cada una de las lentes que lo componen.
  • Exquisito cuidado en la colocación del pegamento óptico para ensamblado de los lentes en sus grupos.
  • Extrema precisión en la colimación, montaje y ensamblado final en el barrilete.

Sigo con un desarrollo igualmente evidente:

Si en un objetivo moderno, por ejemplo el Canon EF 24-70F2,8L II – ¿ por qué se me habrá ocurrido precisamente este ? – con sus 18 elementos en 13 grupos, se conjuran todos los santos del cielo y los demonios del infierno para minimizar las tolerancias, el resultado puede ser un objetivo glorioso, si en cambio se confabulan para que cada elemento sea lo más díscolo posible dentro de las tolerancias de fabricación, el resultado conjunto puede ser un verdadero desastre y una cruz difícilmente llevadera para el que se suponía debería haber sido el feliz propietario del mismo.

Y termino con una conclusión que es tan inexorable como inevitable y no es la primera vez que lo comento aquí.

Comprar un nuevo objetivo, sobre todo si es zoom, es un acto de ilusión, fe y esperanza en el que el azar, ayudado por el control de calidad nada riguroso en la propia fábrica, puede hacer que la balanza se decante hacia la gloria o hacia el abismo sin que el comprador pueda hacer nada más que mirárselo. Vamos, que es lo más parecido a jugar a “la ruleta rusa, pero inversa”, donde el tambor de la pistola está lleno de balas menos un solo hueco, y no al revés que sería lo normal.

Nota tonta 1:

Los que tenéis la santa paciencia de seguirme ya me conocéis y sabéis que no soy “la alegría de la huerta” precisamente, sino más bien soy de los que ven la botella medio vacía, bueno, en realidad vacía del todo y rota en mil pedazos. Por eso seguro que no os sorprende el tono fatalista de este artículo, que seguramente es algo exagerado.

Nota tonta 2: (la pregunta prometida)

Transistor bipolar: capsula TO18

Cuando yo era un crío (y no tan crío), estudiaba electrónica, y hacía mis chapuzas en casa, existían los transistores discretos, si, si, discretos porque los podías comprar de uno en uno y no empaquetados por millones como en los artilugios actuales. Del mismo transistor había varias versiones, pongamos la A, la B y la C. En realidad era el mismo transistor y se fabricaban todos iguales, pero salían diferentes, y cada uno tenía unos parámetros también diferentes. Se medían en fábrica y luego se etiquetaban con las letras A, B o C. El A era el mejor y también el más caro, y el C el peor y también más barato, pero todos cumplían con los requerimientos mínimos de la familia.

¿ Y si los fabricantes hicieran lo mismo con los objetivos ?

Por ejemplo. El precio del Canon EF 24-70F2,8L II (pongamos por caso) es de 1.750 dólares donde siempre. ¿ Que os parecería algo así ? :

  • Canon EF 24-70F2,8L II A: 1.500 dólares
  • Canon EF 24-70F2,8L II B: 1.750 dólares
  • Canon EF 24-70F2,8L II C: 2.000 dólares

¿ Estaríais dispuestos a pagar el sobre precio por un clase A ? ¿ Estaríais dispuestos a ahorraros unos euros por un clase C, que no es que sea malo, pero que no es tan bueno como un A o un B ?

En un ejercicio de transparencia de esos que producen hernias y sarpullidos en los fabricantes, cada objetivo vendría acompañado de unos gráficos y tablas de los que se miden en fábrica. No sería ningún disparate ni ningún sobre coste. Eso ya se hace, y seguramente en algún recóndito lugar de la fábrica hay una base de datos con los parámetros medidos asociados al número de serie. Lo que pasa es que al sufrido usuario no se le considera digno de conocer tan valiosa y secreta información.

Ni que decir tiene que en mi caso, maniático en extremo de la nitidez y el detalle como soy, pagaría con gusto el sobre coste de un clase A, bueno, siempre y cuando no fuera astronómico, claro.

Tagged with:
 

16 Responses to Hacer un buen zoom es muy difícil, que te toque una copia buena es casi imposible, y ¿ que opináis vosotros de la filosofía A-B-C ? Me gustaría saberlo.

  1. potito dice:

    Esa misma política de los transistores se dió en los procesadores de los 90. Se etiquetaban individualmente segun su aguante a los Mhz. Luego sudecia la paradoja de que la demanda de los “malos” era superior a la oferta,cosa que no sucedia con los buenos, así que a veces se etiquetaban “patas negras” como gama baja. Si tenias suerte y te tocaba uno de estos, podias overlockearlo hasta recuperar su rendimiento ideal.

  2. Sito García - peperplejo dice:

    Sería justo y razonable, no obstante, si muchas veces no saben diferenciar un producto bueno de uno desechable, ¿cómo lo harían para establecer categorías entre los buenos?

    La clave: mejorando los controles de calidad, y eso significa dinero, más personal, maquinaria y un proceso mucho más complejo que el utilizado para evaluar un transistor.

    En pleno proceso de recesión del mercado fotográfico, no parece probable que les pueda interesar maximizar costes, para delatar que el proceso de fabricación de las ópticas es algo inexacto o variable, por usar adjetivos muy suaves.

    Un saludo

  3. potito dice:

    Evidente que ningún fabricante va a calificar sus objetivos.

    No creo que se puedan comparar los costes de evaluar un transistor a un objetivo, así, sin más. Un transistor cuesta miles de veces menos que un objetivo. Por otro lado, no creo que les sea dificil (ni caro) evaluarlos. Creo que lo costoso es elevar el listón de “lo vendible” y por lo tanto desechar más unidades. Seguro que este equilibrio lo tienen más que estudiado.

    Hace no mucho lei un artículo (seguro que llegue a el desde fotochismes)en que el señor Canon hablada de que una vez alcanzado el reto de conseguir diseños opticos con un rendimiento acojonante, el interes se centraba ahora en que estos diseños, ademas de cojonudos, sean mucho más toleranates a las imperfecciones de fabricación.

    Me parecio muy curioso (y lógico)

  4. Manuel C. Cid dice:

    A mi me parece bien lo de las tres categorías (el problema será para Germán que tendrá triple trabajo). Lo que me temo es que el precio de la categoría inferior sería el que ya hay y subirían las otras dos.
    Saludos.

  5. Germán Pierre dice:

    Hola,
    En el art. de este hombre me faltan datos:
    – se trata de zooms nuevos, a estrenar o provienen de los que tiene en alquiler.
    – son del mismo lote
    – se han probado con la misma máquina.

    Desde luego que fabricar este tipo de producto con todas las tolerancias que hay es delicado ya que si no se respetan los % de cada elemento (lentes+bancada), con que solo uno se desvie de forma importante se fatidia todo.
    Además hay que valorar el paralaje de la bayoneta de la máquina en concreto, que tendrá su desviación, con el zoom.

    Si hilamos muy fino desde luego que podemos encontrarnos con zooms o fijos que no estén 100% centrados y que estando centrados no rindan igual. Al final, se tiene que coger una tolerancia de compromiso porque si no se vuelve uno loco.

    Sobre los controles que pueda hacer cada fte. y el cómo se traten después se lo mismo y me imagino lo mismo que vosotros.

    Pero es que además de los zooms y fijos, aunque me se salga del hilo, tenemos desviaciones en las máquinas… y ¡oiga! de esto se habla poco.

    En el entorno que me muevo no oigo quejas o recelos acerca del distinto rendimiento de una unidad a otra de un mismo modelo de máquina. Dar por hecho que en el ensamblaje de 21.000.0000 de fotosensores (5D MkII), más el filtro RGB que viene después, más el filtro AA, el colimado del sensor con bayoneta… no hay desviaciones es tomarselo muy a a ligera.

    Hay un % de fotosensores que salen defectuosos, el encaje del filtro RGB, como si fueran dos tableros de ajedrez, sobre éllos dista mucho de ser perfecto por lo que un modelo puede rendir mejor que otro en cuanto a nitidez se refiere y en especial en el tercio periférico.

    Rinden diferentes en nitidez y en color, sobre los último Hugo Rdez. tiene experiencia.

    Así que en vez de aclarar mucho… os he puesto otro plato girando en el teatro chino…

    Saludos

    • Sito García - peperplejo dice:

      Puedes apostar que sí! 🙂

    • Adolfo dice:

      Madre del Amor Hermoso, líbranos de todo mal. Volvamos a la película, cuanto todo era más fácil, sosegado y tranquilo, o dediquémonos al parchís o a la oca, bueno, y los muy letrados, al ajedrez.

      El cielo confunda a la era digital, al menos a todas sus sombras, porque luces también tiene algunas.

      Mucha salud para todos.

      Adolfo.

    • Nikol2011 dice:

      Jejej, bueno, Germán, y con los sensores última tecnología, si, si, éstos que se bailan un kasachok, de esos, para minimizar el temblequeo, ¿ no hay problema con la alineación, a corto/medio, o de facto, plazo??….. 🙂

      Un saludo

  6. indignao dice:

    ufff pues ahora entiendo porqué cada vez que sale de fábrica un bicho d’estos hay fumata verde

  7. Nikol2011 dice:

    Y a todo ésto, que hacemos ahora?? con Mr. Miyazaki Sadayasu…, el japo que entrega unidad por unidad, las curvas MTF de cada unidad que fabrica, ¿ éste que para CaNikon es un “particular”, y “mosquito insignificante” si puede, ¿ y ellos no??. Pongo la dirección de DSLR M. por si se ha olvidado ya.

    https://www.dslrmagazine.com/tecnologia/apoqualia-g-35-mm-f14-de-ms-optics/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *