Bien, ¿ no ?

Pues no es más que eso. Desde la perspectiva de un “cazador” de colibrís nos dan unos cuantos comentarios y muestras sobre que tal va este cristalito para inmortalizar a esos diminutos y nerviosos “volátiles”.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *