– logo –

No hay que tener ningún miedo a actualizar el firmware. Si se siguen los pasos oportunos es muy sencillo y dura solo unos pocos minutos.

Algunos firmwares son prescindibles pero otros son muy importantes o esenciales. Y luego siempre están las pequeñas correcciones no declaradas que normalmente solucionan fallos inconfesables.

Irene Terrón, en el Blog de Casanovafoto parece que inicia una serie de videotutoriales sobre como cambiar el firmware y no morir en el intento.

Hoy toca el capítulo Canon:

Nota tonta y nada aconsejable, fruto únicamente a mi fobia ADNica al software:

Yo no le tengo miedo a actualizar un firmware, le tengo simplemente pánico, pero no por hacerlo, sino por las consecuencias del cambio. He sido educado en el sacrosanto principio de “madrecita, que me quede como estoy”, que también puede enunciarse como “si funciona, no lo toques, burro”.

Así que sin la mejoras declaradas del nuevo firmware (las confesables, porque las inconfesables nunca se saben) no figura alguna propiedad relevante (rango dinámico de 12 a 25 EV’s, un bono de reintegro de 1.000 euros, una mejora del AF de 5 puntos a 1.500 todos en cruz, o cosas así), solo lo guardaré en la e-biblioteca y me cuidaré muy mucho de hacer nada más.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *