Este es exacta y literalmente mi objetivo de cabecera.

Ya solo me queda la tercera parte de este culebrón, y esta es muy positiva.

Después de la tremenda desilusión del EF 24-70F2,8L II nuevecito de trinca y con el plano focal más curvado que un globo, me quedé patidifuso pues no parecía haber alternativa digna al asunto. Los homólogos de Sigma y Tamron no daban el nivel del Canon, y ya no hay más.

Por entonces Germán Pierre estaba probando también el EF 24-70F4 L IS y lo estaba haciendo con su 5D Mark II pero también con mi 5D Mark IV que aún tenía de las pruebas anteriores. El objetivo no se comportaba nada mal y en sus curvas de resolución se acercaba en el centro (aunque sin llegar) a la nitidez del F2,8 también en el centro, pero su caída hacia los bordes era tolerable e infinitamente más normal que el propio F2,8 simplemente porque el plano de enfoque es perfectamente o sensiblemente plano.

Como ya dije hizo pruebas con mi cámara y me las envió, tanto curvas MTF como fotos reales. las tablas de resolución eran muy dignas y con las fotos, a pesar de que eran JPG, quedé gratamente sorprendido con el resultado global así que le dije que no lo desmontara de la cámara, y así tal cual me lo quedé.

Si tenéis curiosidad por ver el resultado seguro que os gustará recordar el análisis que sobre este objetivo hizo Germán Pierre el pasado 1 de octubre.

Pues bien, este objetivo es exactamente el que yo tengo ahora, y las 13 muestras hechas con la 5D Mark IV han sido hechas con mi 5D Mark IV, así que ese es exactamente ahora mi equipo de cabecera.

Germán revela las RAW de una forma muy suave y neutra para uniformizar todos sus análisis, pero creerme si os digo que de los RAW de este conjunto objetivo/cámara se puede sacar mucho y que después de probarlo los pocos días que he podido estar en mis queridas montañas estoy muy contento con él resultado. No es un Zeiss Otus, pero se defiende la mar de bien.

Como dije antes en el capítulo de la cámara: “no necesito nada más para ser feliz”.

Eso si, justo es decir aquí que la robustez mecánica en general, la precisión y la suavidad de desplazamiento del émbolo del zoom, y sobre todo su huelgo son de un nivel muy, pero que muy inferior al F2,8, pero espero que tratándolo bien me dure muchos años. Para paisajistas que no precisen un F2,8 lo recomendaría con los ojos cerrados. Ópticamente es más que digno, y cuesta la mitad.

  • Un verdadero y feliz descubrimiento.

Así pues mi equipo ahora consta de lo siguiente.

  • La 5D Mark IV con el EF 24-70F4L IS y el EF 70-200F4L II IS es el equipo básico para paisaje.
  • Mi anterior 5D Mark II armada con el EF 100mmF2,8 Macro queda para fotografía de macro (las florecillas que tanto le gustan a mi mujer)
  • Mi primera DSLR, la EOS 400D, ha quedado ahora relegada a la vitrina de las viejas glorias fotográficas que tan feliz me han hecho durante toda mi vida.

Lo dije antes en el capítulo 2, pero lo vuelvo a repetir aquí:

Nota nada tonta: todos estos tejemanejes de probaturas, cambios, más probaturas y más cambios han sido propiciados gracias a las buenas artes de Casanovafoto, la tienda de Barcelona que todos conocéis y que ya sabéis que son una empresa sensible y próxima al cliente por principios y recorrido. Se interesan por sus problemas y hacen todo lo que está en su mano por resolverlos. Lo digo por experiencia propia y desde hace un montón de años.

¿ Suena esto a publireportaje ?, pues puede ser, pero si no lo digo reviento y además lo digo porque es verdad.

Bueno, y ya está. Esta trilogía es una deuda que os debía y ahora ha quedado saldada. No me gusta dejar flecos sueltos.

¿ Suena esto a despedida ? Pues la verdad, ni yo mismo lo se. Ahora aún estoy en Barcelona y liado con el tema de mi padre y el hospital. Tengo el blog contaminado y no se si podré arreglarlo. Aún estaré algunos días (no se cuantos) “fuera de servicio”, así que no es el momento de tomar decisiones irreversibles de las que luego me arrepienta.

Dejadme que me estabilice y después veremos.

De todas maneras, muchas gracias a todos por, a pesar de todos los pesares, seguir ahí.

Adolfo.

Tagged with:
 

9 Responses to El culebrón de la renovación de mi equipo: 3.- El descubrimiento del Canon EF 24-70F4 L IS

  1. luigi dice:

    Ojala mos dures mucho tiempo mas adolfo

  2. Matias dice:

    Como dice la canción Adolfo: don’t worry, be happy!
    Mucho muy importante es la familia, así que toma el tiempo que necesites y después el blog y la peña.

  3. Manuel C Cid. dice:

    Gracias por tus “explicaciones”!!!.
    Como ya dije, disfrútalo todo con salud y… hagas lo que hagas, estará bien hecho.
    Un abrazo.

  4. Gracias, me socio con de mucha ayuda.

  5. Sergio dice:

    Ánimo adolfo y mucha fuerza.

    Por cierto, si te cansas del blog pero no quieres dejar de escribir siempre puedes hacer una lista de correo con mailchimp que es barato y te quita de problemas de seguridad y viruses varios. Tendría menos interactividad que la web para los lectores (solo te podemos escribir a ti un email) pero es más sencillo y llegaría al correo electrónico del lector cada mañana.

    Finalmente, sobre este artículo: lo tengo y yo estoy encantado con él también. No se como será pero junto a mi Sigma 35 es el mejor objetivo que he tenido y, desde luego, sus prestaciones superan a mis destrezas.

    Un fuerte abrazo

  6. Siempre a disfrutar Adolfo, siempre que te haga feliz lo que haces.
    Hagas lo que hagas, decidas lo que decidas, siempre gracias amigo.
    Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *