Ciertamente hay que ser un tanto osado.

Mi amigo es sabio, del cual conocéis sobradamente su lema principal, también ha acuñado a lo largo de su vida de triunfos otros cuantos lemas de mayor o menor fortuna. Uno de los menos conocidos, quizás por su brevedad, es el que dice: “hay gente pa to”.

¿ Y por qué traigo aquí a colación semejante premisa filosófica de primera magnitud ?

Pues seguramente este pequeño video os dará una idea.

Esto es lo que dice Google que es la traducción de la conclusión:

Conclusión

A decir verdad, nos entristeció ver que el A7R III tuvo un momento tan difícil en esta prueba. Es una cámara fantástica, absolutamente a la vanguardia de lo que es posible con la tecnología fotográfica actual. Incluso después de esta prueba, aquellos de nosotros en IR que anteriormente eran fanáticos seguiremos comprando una, porque casi nunca fotografiamos en condiciones cercanas a las de la prueba. Pero como dijimos en nuestro artículo de la convocatoria de la Cámara del año 2017, Sony necesita mejorar su juego de sellado ambiental si quiere competir en este segmento de mercado de alta gama / profesional. Sentiríamos diferente si todas las cámaras fallaran la prueba; hubiéramos llegado a la conclusión de que la prueba era demasiado dura para el estado actual del mercado, a pesar de que era una representación razonable de las condiciones a las que una cámara podría estar expuesta. Sin embargo, ese no era el caso; el D850 tenía un problema menor con la fuga en el visor, que parece estar completamente solucionado al usar la cubierta de la zapata BS-3, y el 5DIV y el E-M1II no tuvieron ningún tipo de problema.
Al final, tres de las cuatro cámaras sobrevivieron a la embestida de nuestra tormenta simulada.
(Nikon D850; Olympus E-M1 Mark II; Canon 5D Mark IV)

Una cosa que está clara es que la industria de la cámara necesita algún tipo de estándar para los niveles de resistencia a la intemperie. Claramente hay una amplia gama de rendimiento en esta área, y sin una definición, “resistente a la intemperie” es un término sin sentido. Para citar el Diccionario de fotografía de The Cynic, “Resistente a la intemperie: un término que los consumidores definen falsamente como ‘resistente a la intemperie’ y las compañías de cámaras definen con precisión como ‘la garantía no cubre el daño causado por el agua'”.

Aquí está la esperanza de que la industria pueda llegar a un estándar significativo para la resistencia a la intemperie; Mientras tanto, ¡por favor comparte tus pensamientos sobre el tema (cortésmente) en los comentarios a continuación, y asegúrate de ver nuestros Premios Cámara del Año 2017!

Pues en IR parecían buenos chicos, ¿ no ? Ya ves tu, sorpresas te da la vida, la vida te da sorpresas, ay Dios ………..

Sádicos, Inquisicionistas y Torquemadas vocacionales, razón en:

Tagged with:
 

One Response to Las Nikon D850, Sony A7R III, Canon 5D Mk IV y Olympus E-M1 II en singular y húmedo combate: solo para sádicos y torturadores

  1. Carlos dice:

    Situaciones lluvia, nieve no son tan raras, y como es complicado hacer fotografías con un paraguas en una mano… toca que la cámara se moje.Yo trabajo con Nikon y aguanta ese trato; hace muchos años con un compañero con la antigua D70 soportamos un aguacero cámara al cuello. el agua escurría y caía en la ruleta de control, al girarla el agua se colaba para adentro y la cámara dejaba de funcionar durante unos cuantos minutos, se secaba y otra vez a funcionar, volvía a colarse el agua y se paraba la cámara hasta que se secaba, una dejó de funcionar y solo volvió en si una día después cuando el circuito de selección de la ruleta se secó bien. Hoy las cámaras que uso no sufren este problema.
    El sellado o como lo llamen es necesario, aunque debería ser también sellado inferior, la placa inferior que guarda la batería no está sellada y por ahí puede entrar agua, se corroen los circuitos y se acabó la cámara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *