Aquí voy a ir al revés de lo habitual: han pasado solo 30 años, pero a mi me parece que hayan pasado 1.000.

Valentín Sama ha salido de allí donde ahora esté (que nadie me entienda mal) y ha empezado a contar sus memorias que espero continúe, hablándonos de los viejos tiempos y también de su participación y experiencia personal en ellos.

Digo que es una historia dentro de otra historia, la mía. Recuerdo la portada de esa revista y recuerdo que entre varios compañeros de trabajo aficionados a la foto la comprábamos y nos la pasábamos para ir leyéndola hasta que aparecía el siguiente número. Ya no éramos niños, pero no teníamos ni un duro (como ahora). Ya para entonces Valentín era una referencia con sus pruebas y análisis. Quizás por eso es porque artículos como este me encantan y me traen muy buenos recuerdos. Si os fijáis bien al leerlo, hasta parece que huele a laboratorio químico.

El artículo de hoy nos habla de la precursora de la película T-Max 3200 de Kodak y muestra fehacientemente que no hay nada nuevo bajo el sol: los fabricantes han mentido desde siempre, mienten ahora y lo seguirán haciendo por los siglos de los siglos, amén.

Si tenéis pocos pelos que peinar, os gustará, pero si no es así, seguramente también.

2 Responses to FV1: una historia dentro de otra historia – Valentín Sama nos habla de la precursora de la T-Max 3200.

  1. zas dice:

    A Valentin:
    Tu prueba fue muy útil, aun así para los que trabajábamos en prensa, ese salto de sensibilidad que suponía romper la barrera de los 400 ASA, era una bendición, nos abría infinitas posibilidades, en el Congreso de los Diputados, en los estadios de noche, teatros, aeropuertos, etc etc. LA verdad que nos conformábamos con ver algo, aunque las sombras y las luces perdieran detalle, sencillamente, nos parecía tocar el cielo.
    Lo que estaba claro es que las sensibilidades anunciadas de las películas siempre estaban hinchadas, si uno exponía según especificaciones, en el mejor de los casos obtenía fotos densas o directamente subexpuestas y eso pasaba con casi todas las películas y sensibilidades, aunque especialmente critico con las diapositivas.

  2. Valentín dice:

    Como el “crash” del sistema de Adolfo ha hecho que se pierdan ciertos contenidos, reiteró mi agradecimiento a tu amable comentario,”zas”. Me alegra mucho pensar que aquella prueba -y otras- fueron de utilidad.
    Y es cierto, que disponer de dos puntos más de juego por encima de los 400 ISO era la diferencia entre “tener” o no “tener” la foto.
    Y gracias a Adolfo por su apoyo a aquella FV y Albedo Medio ahora.
    Estoy convencido de que hay solución para su “charca de marranos”. ¡¡Y no lo digo por los tertulianos, sino por su expresión favorita!!
    Saludos a todos. V

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.