Si, si, podía haber sido peor.

No hay nada que más guste a los fabricantes, a los fabricantes de todo, por cierto, que confundir al personal y enloquecerlo con cambios continuos de nomenclatura o aspecto en los envases. Reto al que se atreva a encontrar en una droguería o un supermercado un envase o envoltorio que haya subsistido más de 6 meses con la misma forma y serigrafía. No perdáis el tiempo. Tal cosa no existe.

Pues bien, eso debe estar grabado a fuego en los incunables de las más más prestigiosas escuelas de marketing, porque lo hacen todos.

Bueno, y este filosófico e inútil introito no ha servido para nada más que para contaros que lo que antes se llamaba DxO Optics Pro, ahora se llama DxO Photolab, y aquí paz y después gloria.

Vale, pues si ardéis en deseo de ver las posibilidades, prestaciones y precio del renombrado (porque ha cambiado de nombre, no porque sea prestigioso) revelador RAW de DxO Labs, que sepáis que los chicos de Photography Blog le han dado un repaso y nos cuentan lo que les ha parecido.

A la vista de la tabla que os he puesto en la imagen ilustrativa no es necesario tener la privilegiada mente de un político para llegar a la conclusión de que no está nada mal, anda un poco justo en funcionalidades, pero a cambio no es escandalosamente caro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.