El bueno de Thom

El supergurú supernikonista super Thom Hogan nos propone un ensayo poético sobre el desarrollo futuro de las cámaras fotográficas.

Su escrito, más largo que un día sin pan o sin telefonillo, puede tomarse como una nada velada carta abierta llena de sugerencias y destinada al corazón mismo de Tokio para que nuestros queridos fabricantes se pongan las pilas e puedan invertir la imparable tendencia a la baja en las ventas del mercado fotográfico clásico. Se supone que son consejos de amigo, aunque como todo en esta vida, el tema es cuestionable.

Empiezo pidiendo perdón y lo hago por las siguiente razones:

  • Reconozco que la paliza que os propongo es de dimensión cósmica.
  • Reconozco que la traducción Google, como el bueno de Thom escribe “dificil”, es lo más parecido al lenguaje indio en un “espagueti western”.
  • Reconozco mi más absoluta incapacidad para adecentar la traducción y hacerla comprensible sin dejarme la vida en ello.

La única defensa que tengo es que así leyendo por encima hay algunas ideas interesantes y debatibles en el artículo, así que prometo leérmelo con calma en cuanto tenga un rato y si conviene y soy capaz, poner algún comentario. Os invito a hacer lo mismo pero si tenéis tiempo y os apetece. Algunas cosas me han parecido interesantes, pero otras absolutamente innecesarias, pero es que yo, entre otros muchos, tengo dos defectos fundamentales: no soy profesional y no me gano la vida con esto, y soy mayor vocacional y hay muchas funcionalidades modernas y sobre todo conectivas que no solo no necesito, sino que además me dan miedo.

Os pongo aquí las dos versiones: primero la original, y luego la traducida.

Versión original para brexit letrados:

I’ve now written for over a decade about what I would have been doing to keep cameras relevant to modern times. If you haven’t read my original diatribe (or updated versions of the original 2007 post) about needing Communicating, Programmable, and Modular cameras (CPM), it would probably be wise to do so.

While we talk (and write) about mirrorless versus DSLR, more megapixels versus better megapixels, sensor size, frame rates, and a host of other features and performance aspects of cameras, the reason why we’re doing that is because that’s really the only choice the Japanese camera makers have given us.

Technically, mirrorless is to DSLR the same thing that everyone has always admired about Japanese engineering: incremental improvement coupled with miniaturization and component simplification. The “innovation” word gets used too broadly and vaguely for my taste. Mirrorless was not a user innovation, it was an engineered improvement that reduced body parts, simplified alignment and manufacturing, and provided the camera companies high cost reduction for basically the same product (e.g., something that had an imaging sensor in it on which you could mount a lens, et.al.).

Kodak was really the original digital camera pioneer, particularly with “DSLRs”. So much of what we associate with the transition from film to digital was actually “innovated”—there’s that word again—by Kodak. Unfortunately, that company’s management wanted to run the old coal plant rather than transition to solar (oops, wrong essay, but actually a point that’s 100% on point if you allow me to force the metaphor).

This is not to dismiss the engineering miracles of modern cameras, or Japanese engineering. Even though a DSLR—and even mirrorless cameras—is recognizably similar to the old film SLRs and is often controlled about the same, what’s inside has iterated so many times that the work inside is unrecognizable. If Henry Ford were brought back from the dead and told to examine a Telsa, he’d easily recognize it as a car, but he might be in shock after he tried looking for the engine. Something similar would be true of someone like George Eastman looking at cameras.

The “change” that occurred with photography that’s not been acknowledged by our camera designs (or by much of our software, for that matter) has to do with workflow and viewflow. We’re still taking the film out of our cameras (cards out of cameras), driving to our local film processor (taking the card and bringing it to our office computer’s card reader), waiting for the machine to spool in the film and process it (software ingest and demosaic), examining it (image browser on the computer screen) [loop back to shooting from here, if needed], possibly coming up with directions and crop information for the lab to do (fiddling with Photoshop), waiting for that to happen (hourglass cursor), [loop back from here, if needed], having the lab print (exporting to the right size/format), framing the final print and hanging it up for others to look at (post our image in our social media).

Don’t get me wrong. I much prefer the same workflow in digital as opposed to chemical, as I’m fully in control over every step of the process, not some minimum wage worker that has no idea what’s in those bottles they’re feeding the machines. But it’s the same workflow. If anything, I spend more time doing it than I used to because I’m doing all the work now. That’s fun for about two weeks ;~). Or until you retire and need a hobby.

Still, you’d think that the workflow would have changed by now. Computers were supposed to improve productivity, after all. Oh, wait, workflow has improved. But really only for smartphone users. Seriously, it’s been more than a decade now since the iPhone appeared, has no one in Tokyo actually noticed?

That’s workflow. But viewflow has changed (and not changed), too.

I think we take photos to show others. At least I think that. When I’m using my iPhone that seems to be the usual result of using the camera app. But when I’m using my dedicated camera? Hmm.

Viewflow used to work in one of four basic ways: (1) small prints circulated by hand or mail; (2) prints on walls; (3) images used in publication; and (4) getting stuck on someone’s couch after dinner watching three hours worth of boring, unedited slides while hearing stories you aren’t interested in.

Some serious snark snuck in there. My apologies. Snark is one of the ways I demonstrate my dissatisfaction with something.

Still, how has viewflow changed for digital cameras? #2, 3, and 4 are exactly as they were in the film era, and #1 has really only changed in that we can’t do that very easy with our digital cameras, because #1 was replaced by Facebook, et.al. In order for us to do #1 we have more workflow to do. And in order to do #2, #3, and #4 we pretty much are stuck with old workflow methods just made slightly more modern. Actually, hardly anyone does #4 any more, because that’s what three hours of shaky 4K video is for now.

Sorry, snarky again.

You’d think that viewflow would have changed by now. Oh, wait, it has. But only for smartphone users. Seriously, it’s been more than a decade now since that change occurred, has no one in Tokyo actually noticed?

I’m pretty sure Tokyo’s noticed.

The problem is that they are mostly waiting for someone else to solve the problem. (Who that would be is unknown.) Then they’ll refine that approach, iterate it, and make it smaller.

In the meantime, they wonder why camera sales are down (or Yay! They’re Now Only Flattish!) and that most images are made with a smartphone these days. Simple answer: casual photographers had problems. Smartphones solved them. Cameras don’t.

If you’re not solving a user problem with your products, then you damn well better entertain your customers. At least Sony has a game company, movie studio, and record label ;~).

I’m sorry, but I’m not entertained by small buttons in the wrong places, overly complex menus that are only partially touch sensitive, or minute changes in specifications. Just as I wasn’t entertained by red, pink, yellow, blue, purple, camoflauged, and other-colored cameras. (You may remember I called that trend correctly: short-lived and desperate.) I’m not entertained by new features that need new—but unfortunately flawed—software, or which have nuance to them that is not even remotely documented. I’m not entertained by companies keeping everything so proprietary and secret that those of us who might be able to do something about the deficiencies simply have no place to start (and would probably be sued for doing so).

I see lots of engineering and accounting successes in Tokyo. I see very few management and overall product design successes. Actually, I see a lot of product management folk beating around the bush. Unfortunately, it’s the wrong bush.

So WWTD? (What Would Thom Do?)

It’s simple, really. First, you have to keep doing the thing that you’re good at (incremental and miniaturization engineering, plus counting beans). I’m not at all advocating that any Japanese company put a stop to the things that they’re good at.

What I am advocating—and have been for more than a decade—is that cameras get brought fully into the 21st century and designed to solve the new user problems that have arisen. And to shorten and automate as much of the workflow and viewflow as possible.

That means that, at a minimum, cameras have to communicate with the rest of the world, and not using inexpensive 10-year old parts that will slow down your network or computer. Apple gets this. That’s why the darned computer I’m typing this on has Thunderbolt 3 and USB 3.1, even though for my typing I really don’t need either. Of course, the minute I press “post,” I’m going to appreciate that my computer is not running at a slow Wi-Fi speed.

So, Big Job Number One: cameras need to be really great communicators. Moreover, they should be adaptable to communicate via my mode of choice (minimum: USB 3.1, 802.11ac 5Ghz, LTE). You know, I don’t even care if the camera only comes with a really good USB 3.1 and I would have to buy options to do fast Wi-Fi, Ethernet, LTE, or any other communiction protocol I end up needing (the Apple “dongle approach”). That was sort of the point to my “modular” desire back in 2007, though modular image sensors and card/storage options would be nice, too.

However, being a great communicator also requires that we know how to communicate with you. Cameras speak “proprietary.” Ever tried to tether a camera? Yeah, it might work. The problem is that most of that tethering is done by a software vendor licensing an Software Development Kit (SDK) that’s really not much of an SDK: it’s really a poorly documented set of calls you can make to a proprietary black box that isn’t documented at all.

Which is Big Job Number Two: an open and programmatic interface that isn’t a minimal set of proprietary black box calls. So we can make Job One do what we need Job One to actually do.

The funny thing is that WWTD hasn’t really changed in 10 years. Had a camera company given me a full engineering team and authority, we would have been done seven years ago. Just before dedicated camera sales peaked and started their plummet. My claim has been—and continues to be—that if the Japanese camera makers had built it, we would have all come. A camera that takes nice images but has old-school workflow and viewflow would have been uncompetitive with a camera that takes nice images but helps you make them look the way you want and get to where they need to go with minimal interaction. We would have all had to update to a communicating, programmable camera. Smartphones would be a nice convenience still, but not really competitive with what you could do with a dedicated CPM camera.

What I’m describing is a management failure. Not just by one company, but by all of them. That’s somewhat unprecedented in tech history, though it has happened before where an entire industry goes haywire.

There’s too much “we know what you want” in Tokyo that’s not backed up by the evidence. Sony probably comes the closest to understanding what I’m writing about here, but still: there’s way too much “we know what you want” without truly understanding what we want.

We wanted it a decade ago, we still haven’t gotten it.

Now for a point that you might not have noticed. I sit writing this in an emerging country far from home where my US-based mobile phone service is fully operative. Fully operative, as in I’m getting 4G data speeds on my iPhone, my iPad, and my Mac, all while using my existing data plan. But you guessed it: not from any camera I know about, let alone the one that I am carrying.

When I started contemplating my original CPM article in 2007, I was sitting on the side of Kilimanjaro reading the New York Times on my iPhone, and able to send photos to any email account. But only photos from my iPhone. Not from my Nikon DSLR.

You’d think that cameras would have changed by now. Oh, wait, they have. But only for smartphone users. Seriously, it’s been more than a decade now, has no one in Tokyo actually noticed?

 

Versión Google (tal cual) para iletrados como yo:

Ahora escribí durante más de una década sobre lo que habría estado haciendo para mantener las cámaras relevantes a los tiempos modernos. Si no ha leído mi diatriba original (o las versiones actualizadas de la publicación original de 2007) sobre la necesidad de Comunicar, programar y cámaras modulares (CPM), probablemente sería aconsejable hacerlo.

Mientras hablamos (y escribimos) sobre mirrorless versus DSLR, más megapíxeles frente a mejores megapíxeles, tamaño del sensor, velocidades de cuadros y una serie de otras características y aspectos de rendimiento de las cámaras, la razón por la que lo hacemos es porque ese es realmente el único elección que los fabricantes japoneses de cámaras nos han dado.

Técnicamente, sin espejo es para DSLR lo mismo que todo el mundo siempre ha admirado sobre la ingeniería japonesa: mejora incremental junto con la miniaturización y la simplificación de componentes. La palabra “innovación” se usa demasiado amplia y vagamente para mi gusto. Mirrorless no era una innovación para el usuario, era una mejora diseñada que reducía las partes del cuerpo, simplificaba la alineación y la fabricación y proporcionaba a las compañías de cámaras una reducción de costos para básicamente el mismo producto (por ejemplo, algo que tenía un sensor de imágenes en el que se podía monte una lente, et.al.).

Kodak fue realmente el pionero original de la cámara digital, particularmente con “DSLRs”. Mucho de lo que asociamos con la transición del cine a lo digital fue en realidad “innovado” -hay esa palabra nuevamente- por Kodak. Desafortunadamente, la administración de esa empresa quería dirigir la antigua planta de carbón en lugar de la transición a la energía solar (¡vaya, ensayo equivocado, pero en realidad es un punto que está al 100% en punto si me permites forzar la metáfora).

Esto no es para descartar los milagros de ingeniería de las cámaras modernas o la ingeniería japonesa. A pesar de que una cámara réflex digital (DSLR) e incluso cámaras sin espejo es reconociblemente similar a las cámaras réflex de la película antigua y a menudo se controla sobre la misma, lo que está dentro se ha repetido tantas veces que el trabajo interno es irreconocible. Si Henry Ford regresara de entre los muertos y se le ordenara examinar un Telsa, fácilmente lo reconocería como un automóvil, pero podría estar en estado de shock después de intentar buscar el motor. Algo similar sería cierto de alguien como George Eastman mirando las cámaras.

El “cambio” que ocurrió con la fotografía que no ha sido reconocido por nuestros diseños de cámara (o por gran parte de nuestro software, para el caso) tiene que ver con el flujo de trabajo y el flujo de visualización. Todavía estamos sacando la película de nuestras cámaras (tarjetas de las cámaras), conduciendo a nuestro procesador de película local (tomando la tarjeta y llevándola al lector de tarjetas de la computadora de nuestra oficina), esperando que la máquina se enrolle en la película y procese. (ingesta de software y demosaic), examinándolo (explorador de imágenes en la pantalla de la computadora) [regresa al modo de disparo desde aquí, si es necesario], posiblemente dando instrucciones y recortando información para que lo haga el laboratorio (toqueteando Photoshop), esperando para que eso suceda (cursor de reloj de arena), [repita el ciclo desde aquí, si es necesario], teniendo la impresión de laboratorio (exportando al tamaño / formato correcto), enmarcando la impresión final y colgándola para que otros la miren (publique nuestra imagen en nuestras redes sociales).

No me malinterpretes Prefiero el mismo flujo de trabajo en digital que en químico, ya que tengo pleno control sobre cada paso del proceso, no un trabajador con salario mínimo que no tiene idea de qué hay en esas botellas que están alimentando las máquinas. Pero es el mismo flujo de trabajo. En todo caso, paso más tiempo haciéndolo de lo que solía hacerlo porque ahora estoy haciendo todo el trabajo. Eso es divertido por aproximadamente dos semanas; ~). O hasta que te jubiles y necesites un pasatiempo.

Aún así, pensarías que el flujo de trabajo habría cambiado por ahora. Las computadoras debían mejorar la productividad, después de todo. Oh, espera, el flujo de trabajo ha mejorado. Pero realmente solo para usuarios de teléfonos inteligentes. En serio, ha pasado más de una década desde que apareció el iPhone, ¿nadie se ha dado cuenta realmente en Tokio?
Eso es flujo de trabajo. Pero el flujo de visualización ha cambiado (y no ha cambiado) también.

Creo que tomamos fotos para mostrar a los demás. Al menos eso creo. Cuando uso mi iPhone parece ser el resultado habitual de usar la aplicación de la cámara. Pero cuando estoy usando mi cámara dedicada? Hmm.

Viewflow solía funcionar en una de cuatro formas básicas: (1) pequeñas impresiones circuladas a mano o por correo; (2) impresiones en las paredes; (3) imágenes utilizadas en la publicación; y (4) quedarse atrapado en el sofá de alguien después de la cena viendo tres horas de diapositivas aburridas e inéditas mientras escucha historias que no le interesan.
Algún snark serio se coló allí. Mis disculpas. Snark es una de las formas en que demuestro mi insatisfacción con algo.

Aún así, ¿cómo ha cambiado el flujo de visualización de las cámaras digitales? # 2, 3 y 4 son exactamente como lo fueron en la era de la película, y el # 1 realmente solo ha cambiado porque no podemos hacer eso muy fácil con nuestras cámaras digitales, porque # 1 fue reemplazado por Facebook, et.al . Para que podamos hacer # 1 tenemos más flujo de trabajo para hacer. Y para hacer # 2, # 3 y # 4, estamos prácticamente atrapados con los viejos métodos de flujo de trabajo que se han hecho un poco más modernos. En realidad, casi nadie hace # 4 más, porque eso es lo que son tres horas de video 4K inestable por ahora.

Lo siento, sarcástica otra vez.

Pensarías que viewflow habría cambiado por ahora. Oh, espera, lo ha hecho. Pero solo para usuarios de teléfonos inteligentes. En serio, ha pasado más de una década desde que ocurrió ese cambio, ¿nadie en Tokio lo notó realmente?

Estoy bastante seguro de que Tokio se dio cuenta.

El problema es que, en su mayoría, esperan que alguien más resuelva el problema. (Quién sería desconocido). Luego, refinarán ese enfoque, lo repetirán y lo reducirán.

Mientras tanto, se preguntan por qué las ventas de las cámaras han disminuido (o, por ejemplo, ¡ahora son tan simples!) Y que la mayoría de las imágenes se hacen con un teléfono inteligente en estos días. Respuesta simple: fotógrafos ocasionales tuvieron problemas. Los teléfonos inteligentes los resolvieron. Las cámaras no.

Si no está resolviendo un problema de usuario con sus productos, será mejor que entretenga a sus clientes. Al menos Sony tiene una compañía de juegos, estudio de cine y una disquera; ~).
Lo siento, pero no me entretienen los botones pequeños en los lugares incorrectos, los menús demasiado complejos que solo son parcialmente sensibles al tacto o los cambios en las especificaciones. Del mismo modo que no me entretuvieron las cámaras rojas, rosadas, amarillas, azules, violetas, camufladas y de otros colores. (Puede recordar que llamé correctamente a esa tendencia: de corta duración y desesperada). No me entretienen las nuevas funciones que necesitan un software nuevo, pero lamentablemente defectuoso, o que tienen un matiz que ni remotamente está documentado. No me entretienen las compañías que mantienen todo tan confidencial y de propiedad exclusiva que aquellos de nosotros que podríamos hacer algo con respecto a las deficiencias simplemente no tenemos dónde empezar (y probablemente nos demanden por hacerlo).

Veo muchos éxitos de ingeniería y contabilidad en Tokio. Veo muy pocos éxitos en la gestión y el diseño general del producto. En realidad, veo mucha gente de administración de productos dando latigazos. Lamentablemente, es el arbusto equivocado.

Entonces, ¿WWTD? (¿Qué haría Thom?)

Es simple, realmente. En primer lugar, debe seguir haciendo aquello para lo que es bueno (ingeniería incremental y de miniaturización, además de contar frijoles). No defiendo en absoluto que una empresa japonesa ponga fin a las cosas en las que son buenos.

Lo que defiendo, y lo he estado haciendo durante más de una década, es que las cámaras se introducen por completo en el siglo XXI y están diseñadas para resolver los nuevos problemas de los usuarios que se han presentado. Y acortar y automatizar la mayor cantidad de flujo de trabajo y flujo de visualización posible.

Eso significa que, como mínimo, las cámaras deben comunicarse con el resto del mundo y no usar piezas baratas de 10 años que ralentizarán su red o su computadora. Apple obtiene esto. Es por eso que la maldita computadora en la que estoy escribiendo esto tiene Thunderbolt 3 y USB 3.1, aunque para mi tipeo realmente tampoco lo necesito. Por supuesto, en el momento en que presiono “publicar”, agradeceré que mi computadora no funcione a una velocidad lenta de Wi-Fi.

Entonces, Big Job Number One: las cámaras necesitan ser realmente excelentes comunicadores. Además, deben ser adaptables para comunicarse a través de mi modo de elección (mínimo: USB 3.1, 802.11ac 5Ghz, LTE). Ya sabes, no me importa si la cámara solo viene con un USB 3.1 realmente bueno y tendría que comprar opciones para hacer rápidamente Wi-Fi, Ethernet, LTE o cualquier otro protocolo de comunicación que termine necesitando (el Apple “enfoque de dongle”). Ese fue el punto de mi deseo “modular” en 2007, aunque los sensores de imagen modulares y las opciones de tarjeta / almacenamiento también serían agradables.
Sin embargo, ser un gran comunicador también requiere que sepamos cómo comunicarnos con usted. Las cámaras hablan “de propiedad”. ¿Has intentado alguna vez atar una cámara? Sí, podría funcionar. El problema es que la mayor parte de esa conexión la realiza un proveedor de software que licencia un Kit de desarrollo de software (SDK) que realmente no es mucho SDK: es realmente un conjunto de llamadas mal documentadas que puede realizar en una caja negra patentada que no es documentado en absoluto.

Que es Big Job Number Two: una interfaz abierta y programática que no es un conjunto mínimo de llamadas de Black Box exclusivas. De modo que podemos hacer que Job One haga lo que necesitamos que Job One realmente haga.

Lo curioso es que WWTD no ha cambiado realmente en 10 años. Si una compañía de cámaras me hubiese dado un equipo completo de ingeniería y autoridad, lo hubiéramos hecho hace siete años. Justo antes de que las ventas de cámaras dedicadas alcanzaran su punto máximo y comenzaran a caer en picado. Mi afirmación ha sido, y sigue siendo, que si los fabricantes japoneses de cámaras la hubieran construido, todos habríamos venido. Una cámara que toma imágenes agradables pero tiene flujo de trabajo y flujo de vista de la vieja escuela no habría sido competitiva con una cámara que toma imágenes agradables pero que te ayuda a hacer que se vean como quieres y llegar a donde necesitan ir con una interacción mínima. Todos hubiéramos tenido que actualizar a una cámara comunicable y programable. Los teléfonos inteligentes serían una buena conveniencia, pero no realmente competitivos con lo que podrías hacer con una cámara CPM dedicada.

Lo que estoy describiendo es una falla de gestión. No solo por una compañía, sino por todas. Eso es algo sin precedentes en la historia de la tecnología, aunque ha sucedido antes donde toda una industria se vuelve loca.

Hay demasiado “sabemos lo que quiere” en Tokio que no está respaldado por la evidencia. Sony probablemente esté más cerca de comprender de lo que estoy escribiendo aquí, pero aún así: hay demasiado “sabemos lo que quieres” sin entender realmente lo que queremos.

Lo queríamos hace una década, todavía no lo hemos conseguido.

Ahora, por un punto que quizás no hayas notado. Me siento escribiendo esto en un país emergente lejos de casa, donde mi servicio de telefonía móvil con sede en los Estados Unidos está totalmente operativo. Totalmente operativo, ya que estoy obteniendo velocidades de datos 4G en mi iPhone, mi iPad y mi Mac, todo mientras uso mi plan de datos existente. Pero lo adivinaste: no de la cámara que conozco, y menos de la que llevo.

Cuando comencé a contemplar mi artículo original de CPM en 2007, estaba sentado del lado de Kilimanjaro leyendo el New York Times en mi iPhone, y podía enviar fotos a cualquier cuenta de correo electrónico. Pero solo fotos de mi iPhone. No de mi Nikon DSLR.

Pensarías que las cámaras ya habrían cambiado. Oh, espera, lo han hecho. Pero solo para usuarios de teléfonos inteligentes. En serio, ha pasado más de una década, ¿nadie se ha dado cuenta realmente en Tokio?

 

  • No, yo no me inventado todo esto, sería incapaz de hacerlo. Todo ha salido del supergurú Thom Hogan
Tagged with:
 

3 Responses to Carta abierta de Thom Hogan a los fabricantes nipones: realmente interesante, pero una verdadera paliza.

  1. Carlos dice:

    Parece que quiere ¿mandar whatsapp con la Nikon?

  2. indignao dice:

    lo que mi paciencia ha conseguido leer en inglés viene en congruencia con lo que pido a los fabricantes;
    que se dejen ya de milongas ni hostias y que revolucionen el mercado fotográfico como el archivo digical modificó el mercado musical, tecnologia hay, investigadores..a espuertas… ganas de invertir dinero; 0

  3. Carlos dice:

    Con que fabriquen un sistema que permita enfocar manualmente y bien por el visor volveríamos felizmente al pasado, tanto invento tanto invento y ni eso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.