Nada, nada, solo eso, que hoy es fiesta de guardar y no puedo excederme, pues aunque nuestro Padre que está en los cielos (presuntamente, claro) me perdonara, la espada justiciera de Monseñor Rouco no lo haría jamás.

Si hombre, como no, hay más episodios en esta misma serie:

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *