No preguntes por saber, que el tiempo te lo dirá, …………

Bueno, yo formulo la pregunta, pero ni amenazado por el más terrible de los tormentos (quizás una audiencia de 15 segundos con Rajoy), sería capaz de dar una respuesta.

Manuel San Frutos se ha ido al campo con ella, armado de un XF 16-55 mm f/2,8 R LM WR, un zoom “tele” Fujinon XF 50-140 mm f/2,8 R LM OIS WR y un Fujinon XF 80 mm f/2,8 R LM OIS WR Macro, y nos cuenta lo que le ha parecido.

A continuación os pongo la parte final de su toma de contacto analítica, una conclusión de lo más acertada, en mi opinión, donde Manuel San Frutos mete un dedo impregnado en sal en la herida de un Sr.Fuji que aún no sabe muy bien si ha firmado su entrada en el paraíso o su ruina.

Conclusiones

La Fujifilm X-H1 eleva el listón en cuanto a calidad de construcción y fortalece la solvencia de un sistema, el de la Serie X, en vías de establecerse dentro del flujo de trabajo profesional. Sin embargo, ¿podrá este equipo introducirse realmente en el tradicional segmento de fotoperiodistas con réflex de “formato completo” (24×36 mm)?

Con esta apuesta en mente, la compañía ofrece en su nueva mirrorless unas dimensiones que emulan las una DSLR profesional, pero cabe plantearse si esta aproximación era necesaria en detrimento de perder el bien sabido argumento del tamaño de las “sin espejo” o si bien hubiera sido posible ofrecer este formato profesional en un cuerpo de menor tamaño y peso.

Finalmente, se plantea la duda de cómo se replanteará Fujifilm el actual posicionamiento de su X-T2 con la llegada de esta X-H1, y de cómo evolucionará en paralelo, especialmente en sus aptitudes videográficas ahora que esta última ha dado un salto hacia adelante. Seguramente la próxima revisión de la serie X-T nos aporte algunas pistas sobre ello.

  • Todo lo demás lo encontraréis pormenorizado en Albedo Media

Y esto es solo para que os entretengáis un rato y os den ganas de leer el artículo completo.

¿ Y esto que os pongo a continuación, va esto ligado con lo anterior ? No, pero si, pero no, pero más bien si.

Es un ensayo poético sobre los también nuevos, que casualidad, MK 18-55mm T2.9 y MK 50-135mm T2.9.

Venga, que lo disfrutéis.

Ya sabéis que yo en todos estos movimientos no veo más que el retorno a la cordura. La foto y el video son cosas tan distintas desde el concepto a su ejecución como en la optimización del artilugio conseguidor que, en mi opinión, al que se le ocurrió que las cámaras de foto pudieran grabar video o viceversa, habría que haberle presentado a la versión más maquiavélica de Monseñor Torquemada.

Amén, que quiere decir, así sea. Hala, otro montón de amigos que me acabo de hacer.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.