– logo –

Interesados, amenazados, angustiados, e incluso pasotas firmwarianos como yo, razón en:

Nota tonta: quizás mi introito merezca una breve explicación para los que no me conozcan bien. Mi experiencia con el software de todo tipo me ha hecho llegar a la conclusión de que el principio: “madrecita, que me quede como estoy” es de lo más sensato. Ello quiere decir que si no he notado ningún fallo y las cosas me van bien, nunca jamás voy a actualizar un “firmware” a no ser que el mismo declare convertir una 5D Mark IV en una 5D Mark V (por ejemplo), o bien declare que soluciona un problema por el cual al tocar una combinación de botones la cámara se incendia y estalla en mil pedazos (es otro ejemplo). ¿ Recordáis el problema de “los puntos negros” en la 5D Mark II cuando salió ? Yo nunca los tuve, así que aún tengo el “firmware original” y así seguirá por los siglos de los siglos, amén. Para los puristas diré que tampoco cargué el “firmware” posterior que potenciaba un montón las capacidades de video de la 5D2, que fue de la pioneras. Como yo ni siquiera se donde está el botón del video en mi 5D2, pasé olímpicamente del tema. Hala, seguro que me acabo de ganar un buen número de amigos y de situar en el 0,01 % de la población, pero es que ahí me siento muy cómodo.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.