6

Así se reparan nuestras queridas maquinitas: crónicas desde el quirófano de Iker Morán.

¿ Hace 50 años había tanta chatarra tecnológica en las bolsas de desechos de los mismos SAT's ? Apostaría a que no. ¿ Por qué ?

Vamos a ver, si sois de los que se desmayan cuando ven sangre o que se marean cuando les pinchan para un análisis, es mejor que no entréis a ver los cuatro quirófanos que nos enseña hoy Iker Moran en su artículo sanitario.

Se trata de los centros de reparación, los SAT, de Canon (Serfoto), Nikon (Finicon), Olympus y Fuji, algunos en España y otros en Portugal. Ahí es donde van a parar nuestras preciadas maquinitas cuando necesitan reparación o mantenimiento, ahí es donde nos despluman con el presupuesto, y ahí es donde a veces (solo a veces) la máquina sale peor de lo que entró.

En las fotos todo queda muy bonito, pero yo me he preguntado muchas veces si de verdad, pero de verdad de la buena, la pulcritud y la rigurosidad que destilan esas imágenes son reales como la vida misma, o hay un poco de “posado” para quedar bien. Bueno, es igual. No me hagáis casos, que yo soy muy malpensado y alguna experiencia desagradable ya he tenido.

¿ Que, os animáis a entrar en las casas de los horrores ?

Acabo con una nota tonta, pero del estilo “si no lo digo, reviento”. Ya sabéis que una de mis muchas neuras es la limpieza de los sensores. Me parece una inmoralidad rayana en “el impuesto revolucionario” lo que cobran las firmas por limpiar un sensor, pero sin embargo soy tan cobardica que no me atrevo a hacerlo yo en plan casero. En una mirrorless igual me atrevía, pero en una DSLR, con el sensor allí al fondo de la caja, no me veo con ánimo.

En muchos reportajes sobre fabricación y montaje he visto un artilugio que utilizan las firmas para limpiar los sensores en fábrica. Lo usa Leica y ahora lo veo también en Canon.

La goma prodigiosa

Como veis en la figura es una especie de espátula con un extremo acabado en algo parecido a una goma de borrar. El tacto de esa goma es “pegajosa” y si se deposita sobre el sensor con un poco de presión se lleva toda la porquería. La “pegajosidad” debe ser de lo más astuta, pues debe llevarse la porquería sin dejar el más mínimo residuo. La goma llena de porquería se limpia depositándola sobre una cinta parecida al “celo” que se queda toda la porquería dejandola inmaculada, y vuelta a empezar. Yo no hubiera pagado ni un duro por la idea, pero debe funcionar muy bien pues todos los SAT’s la usan. Pues bien, semejante artilugio no lo he visto en ninguna tienda de fotografía, y seguramente debe existir. ¿ Es que no me he fijado bien, o es que existe un diabólico pacto no escrito para que todas las cámaras pasen la ITV limpiadora abonando el correspondiente impuesto revolucionario, como en las ITV’s de verdad ?

Bueno, pues nada, ya me callo que me estoy poniendo pesao.

Este es el SAT reportaje de nuestro querido chicarrón del norte: Que sabes de

Actualización: al cabo de un rato.

Un poco más y lo tengo debajo de casa.

Gracias al comentario y al enlace que nos ha proporcionado “qweqwe” ha quedado perfectamente demostrado que últimamente no estoy muy al tanto de estas cosas.

Tirando del hilo que nos ha facilitado he encontrado algunos enlaces del fabricante, que es Eyelead, y también donde comprarlo, y resulta que al parecer está en muchas tiendas buenas de las principales ciudades españolas.

Como muestra de mi torpeza os he puesto aquí un pantallazo del invento en la tienda CasanovaFoto de Barcelona. Ya veis, cuesta 39 euros (IVA incluido), así que encima no es muy caro.

Bueno, eso está muy bien. Ahora solo hace falta atreverse a utilizarlo. ¿ Tenéis alguna experiencia con este trasto ? ¿ Que tal os ha ido ?

Actualización: al día siguiente.

Gracias alenlace que nos facilita Nicolas, podemos ver como funciona el asunto. Da un poco de miedo puues parece que el primer filtro del sensor, que es lo que realmente se ensucia y se limpia, vaya a salir pegado con la gomosa punta de la espátula, pero seguramente irá bien.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=fetJfPILU3o[/youtube]

adolfo

6 comentarios

    • Gracias “qweqwe”. Estaba muy despistado. Actualizo el artículo para que todo el mundo lo sepa.

      Un saludo.

  1. mm tirando de lógica yo intentaré ayudar algo más, pues la misma cinta q limpia al “pincel” no debe dejar residuos sobre el mismo para seguir siendo util,lo cual me lleva a pensar.. si en el sensor hay alguna particula q pueda rallar el sensor no tiene mas sentido usar dicha cinta directamente¿? yo uso el método de la cinta 3m desde hace tiempo y aunque sea mas engorroso, yo lo veo mas seguro pues con 2 o 3 pegadas queda impecable, cosa q con un pincel con una simple pasada si hay alguna particula q pueda rallar el sensor, habrá mas probabilidad de rallarlo por el mismo movimiento del pincel,que con el uso de la cinta 😉

  2. Yo les tengo bastante pánico a los servicios técnicos. No recuerdo ni una vez que me haya quedado satisfecho después de pasar por ellos. Al de Olympus Portugal envié una vez un 12-60mm de 4/3 con problemas de enfoque (se bloqueaba a veces)y me lo devolvieron al cabo de un mes con una nota diciendo que estaba perfecto. Por supuesto me siguió fallando y con máquinas diferentes. Con Canon podría contar historias para no dormir ocurridas a amigos cercanos. Los precios son desorbitados, aún tengo por ahí un 70-200/2.8L IS con un presupuesto de 800 euros por reparar el IS. Igual lo reparo un año de estos. El último presupuesto que pedí fue para calibrar el enfoque de una 7D y un 500/4 (no se puede calibrar bien con el microenfoque) pues ¡300 euros del ala! (ojo, sólo calibrar, no reparar), me creo que no ganen mucho dinero por la infraestructura que tienen, quizás por eso cobran lo que cobran al que no tiene más remedio que pasar por allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.