2

Un par de flashazos de Que sabes de: una almohadilla táctil y un teclado “encuadrable”

Rescato de los Flashazos de Que sabes de un par de noticias tecnológicas de esas que si no para otra cosa sirven para aliviar los agobios de este verano que está empeñado en acabar con nosotros cocidos o asados en nuestro propio jugo según estemos en mar o en montaña.

A que parece "la mano" de la familia Monster ¿ no ?

A que parece “la mano” de la familia Monster ¿ no ?

1.- El primero es una almohadilla sensible al estilo “trackpad” pero con una precisión salvaje pues en sus tripas hay nada más y nada menos que 20.000 sensores de presión.

Uno, que entre sus virtudes no luce la de la imaginación, no acierta a ver la maravillosa utilidad del utensilio, pero está claro que un montón de gente si lo ha visto pues en la campaña de busca de financiación en Kicstarter ya han recaudado el triple de lo que pedían, y eso que aún faltan 40 días.

Aquí lo explican con todo detalle.

Teclado plegable

Teclado plegable

2.- El segundo invento parece incluso más estrambótico pero por aquello del sacrosanto principio de “no digas nunca de esta agua no he de beber, ni este cura no es mi padre”, no seré yo quien le niegue utilidad.

El padre de la criatura es LG y lo cuentan en TechCrunch. Es un teclado para toda la subespecie telefonillera que tiene la pinta que veis en la imagen ilustrativa y cuya principal virtud es que se puede enrollar (encuadrar, mejor sería) para mayor gloria de su portabilidad. Funciona con una única pila AAA.

Nota tonta, esta vez muy tonta:

Una primera sugerencia

Una primera sugerencia

Todos estos inventos son situaciones transitorias para ganar experiencia, al igual que las “mirroless”. La verdadera solución al asunto es el “casco neuronal”. Este será un dispositivo ortopédico-biónico que depositado en la cabezota que más o menos todos tenemos entre las orejas se encargará de tenernos perpetuamente hiperconectados. Se acabaron las cámaras, los tablets, los telefonillos y los dispositivos de visión virtual.

La evolución natural, la de Darwin, conseguirá que en pocas generaciones el casco se haya integrado en la cabeza, le salgan pelos por arriba, con lo cual tapará la calva de más de uno, y terminaciones nerviosas por abajo, que penetrarán en nuestro cerebro realizando millones de nuevas sinapsis que nos trasladarán a un mundo nuevo y maravilloso y así todos y cada uno de nostros tendremos nuestro propio “Shangri-La” virtual, pero que nos parecerá más real que la vida misma.

Naturalmente el casco irá recubierto por los logos de los verdaderos amos del cotarro: Microsoft, Apple, Samsung, Adobe y otros muchos, e irá trufado en su interior de la última tecnología. Eso si, sea cual sea su versión y nivel evolutivo en ningún momento se prescindirá de una bisagra de alta gama que permita acceder a su interior y cambiar el firmware e incluso el hardware, sobre todo el chip de obsolescencia programada destinado a acabar con el anfitrión, que no están las arcas de las Seguridades Sociales de todos los países que las tienen para dilapidarlas en abuelos decrépitos sin capacidad de hacer gasto sino solo de producirlo. Faltaría más, hombre.

Ya mismo abro un proyecto KickStarter para buscar financiación. ¿ Os apuntáis ? El futuro nos llama.

¿ Que ando un poco salido ? Es muy posible. Este hombre que se llama Tomás Palacios es profesor de electrónica en el MIT, que si dice pronto, y el titular de este video es este: “Tu próximo teléfono móvil serán las paredes de tu habitación”.

El hombre dice que vivimos en el período más apasionante de la electrónica y que los próximos 20 años van a ser realmente increíbles. Yo no digo nada, si dentro de 20 años la salud por una parte y la pensión de la Seguridad Social me permiten seguir aquí, yo ya tendré 81 años y no creo que esté para mucha hostias.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=GXzF8sWJns0#[/youtube]

El cielo nos asista. Amén.

adolfo

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.