Hétela aquí en todo su esplendor:con todas sus virtudes, pero también con todos sus defectos.

Señor, que cruz, pero que cruz ………………

Ya me disculparéis lo estrambótico del título pero es que no lo he podido evitar. Resulta que un fotógrafo que se llama Michael Palmer se ha subido en globo pertrechado con una Canon 5D Mark IV y con los nuevos cristalitos EF 24-105F4 II y EF 16-35F2,8L y desde las alturas nos lo cuenta en sendas tomas de contacto.

No, no, ni que decir tiene que yo no las he mirado. Ya estoy bastante saturado leyendo todo lo que encuentro sobre esta maquinita así que creo que no voy a opinar más sobre ella hasta que pueda probarla con estas manitas y ojitos que se ha de comer la tierra, o quizás una estufa de gas.

Y para canonista irreductibles e inasequibles al desaliento, hete aquí las tres tomas de contacto. Hay muchas muestras.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.