1

El pueblo contra el Freemod X-CAP II : un juicio justo para un invento que no es nuevo, pero que yo no conocía.

¿ Digno de alabanza o reo de muerte ?

¿ Digno de alabanza o reo de muerte ?

  • El Sr.Juez que preside la sala dice, aporreando la mesa con un martillo de madera y rogando silencio dice:

Señoras y Señores del jurado, nos hemos reunido aquí para absolver y aplaudir con las orejas o en su defecto condenar a la hoguera con rito medieval a un invento que se hace llamar Freemod X-CAP II y que a algunos puede parecer una idea brillante rozando la genialidad y a otros una solemne tontería.

El invento lo podríamos calificar como una “taparera astuta” pues hace las veces de una tapa normal para objetivo pero con la habilidad de abrirse y cerrarse sin necesidad de quitarlo.

Se inician los alegatos:

  • Sr. abogado defensor, tiene Vd. la palabra.

Sres. del jurado, jamás habrán visto Vdes. una cosa tan práctica. Nunca más perderán la tapa de un objetivo, y nunca más se les caerá al suelo justamente donde había ese charco embarrado y pestilente. Sres, este invento merece entrar con letras de oro en el libro de los 10 inventos más relevantes que la humanidad ha creado en sus 15.000 millones de años de historia.

  • Sr. fiscal, tiene Vd. la palabra.

Sres del jurado, jamás habrán visto Vdes. una cosa tan inutil. ¿ Como vamos a tener siempre puesto el filtro UV preceptivo para librar a la delicada superficie frontal de nuestro objetivo favorito de la devastadora acción de la cruel intemperie ? ¿ Como vamos a roscar encima un filtro polarizador para quitar reflejos o oscurecer el cielo, o un filtro ND para hacer esas sedas que tanto gustan a nuestro patrocinador ?. No señores, no, definitivamente el invento es una abominación que merece ser destruida y relegada al olvido.

  • El Sr. Juez pregunta

¿ Alguien tiene algo más que alegar ? Y una tierna ancianita en el fondo de la sala dice se levanta con dificultad y dice. Solo cuesta 50 dólares. Es una verdadera ganga. Mi nieto es un genio.

  • El Sr.Juez retoma la palabra y recolocándose la peluca (esa que queda tan bien en las pelis inglesas) dice:

Sres del jurado, el juicio queda visto para sentencia. Pueden retirarse a deliberar. En el armarito de la izquierda encontrarán un selecto surtido de canapés, pinchos de tortilla de patatas, de morcillas de Burgos y alguna que otra esferirificación producto de los cocineros más pluriestrellados de nuestro suelo patrio.

Por si a alguien le interesa, entre pincho y pincho, podrán encontrar información adicional en:

Esperamos ansiosos su dictamen.

adolfo

Un comentario

  1. Sr. Juez,
    ————————————————-
    ¿ Alguien tiene algo más que alegar ? Y una tierna ancianita en el fondo de la sala dice se levanta con dificultad y dice. Solo cuesta 50 dólares. Es una verdadera ganga. Mi nieto es un genio.

    —————————————————

    Sr. Juez.

    Yo si tengo algo que hacer una pequeña alegación.

    Por ésta vez no le pondré una querella a su nieto por plagio.

    Pero que sepa “suseñoría”, que cuando el susodicho entre en fotochismes, se abstenga de copiar ideas, de esas que los que andamos por aquí, soltamos de vez en cuando.

    No “a mucho tiempo acá”, ya reivindiqué (el invento mas viejo que la propia fotografía), un pseudo diafragma para las “SIN”, con el objeto de que cuando se cambiara de óptica; no se les quedara el sensor con el culete al aire tan alegremente.

    Callaré, pues lo que nadie sabe, es que la bandeja de croquetas (por eso, creo que no se han nombrado), me las comí yo el primero, dentro del servicio que hay a mano derecha, conforme se entra en la sala 😉 .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.