2

Germán Pierre analiza en profundidad el veterano Tamron SP 17mmF3,5 adaptado con el conversor Adaptall 2

Bueno, pues eso.

Al igual que hizo hace pocos días con el Tamron 135mmF2,5 (Adaptall 2) esta vez Germán se atreve con otro veterano de la misma familia, el Tamron SP 17mmF3,5 igualmente adaptado con el conversor Adaptall 2

Cuenta Germán que este objetivo que tuvo una vida comercial que abarcó desde el año 1.979 al 1.984.

La prueba la hace con la Nikon D610 y la Canon EOS 5D Mark II.

El análisis es como siempre muy completo, tocando todos los puntos esenciales: nitidez, contraste, distorsión, viñeteo, aberraciones cromáticas, todos ellos temas de importantes en el resultado y la sensación de la imagen final..

Pongo aquí los “a favor” y los “mejorables” de las conclusiones del artículo, e incluyo la tabla de valoración, con las notas parciales de cada concepto analizado.

A favor :

  • Construcción, acabados y ajustes notables.
  • Mejor rendimiento global entre f 1:8 y f 1:11

Mejorable:

  • Amplitud y valor de las ACs laterales muy mejorables y por lo tanto la nitidez.
  • Contraste en todo el marco a partir de f 1:4
  • Como todos estos objetivos antiguos el revestimiento frontal es mejorable, en especial a la incidencia de elementos de alto brill

Tabla de puntuación manifiestamente mejorable

Mirando la tabla de valoración (no os asustéis) podemos ver que la nota media en el apartado calidad de imagen es de 4 sobre 10, cosa que creo es la primera vez que veo en los test de Germán.

La nota global sube un poquito hasta 5,26 sobre 10 simplemente porque está muy bien crostruido y no es caro.

En fin. Como conclusión, y leyendo lo que cuenta Germán, me atrevo a decir que no estamos ante un Zeiss Otus, y vamos a dejarlo ahí …………………..

Y no olvidéis, además, que Germán tiene una enorme base de datos. Hay muchísima información.

 

adolfo

2 comentarios

  1. Otra estupenda prueba/análisis y otra vez sobre una lente de la era química con enfoque manual, gracias Germán.

    Viendo las muestras te haces una perfecta idea del rendimiento del objetivo (muy muy parecido a su rival, el Tokina 17/3.5) y lo que puedes sacar de él. Totalmente de acuerdo con la puntuación, aprobado por los pelos y no precisamente debido al apartado óptico.

    Ojo, no digo que no sirva y mucho más en buenas manos, tiene las limitaciones propias de los angulares extremos de la época que no eran (ni son) fáciles de construir/diseñar.

    • Pues si señor,
      Después del “bien-parado” 135/2,5 hemos visto “las penas” de uno de los ultra-angulares de aquellos tiempos. Era y es en esas focales donde se marcan las fiferencias, y más con iluminaciones poco “telecéntricas” y sin MC sofisticados en elementos intermedios y finales.

      Tengo actualizados algunos con la Pentax K1 que iré publicando según me dejen las actualidades más rabiosas e interesantes.

      Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.