El cielo lo confunda una y mil veces.

Por lo anormal del asunto que llega claramente a la categoría de “anomalía”, un fabricante de software tan soberbio como adobe (soberbio de sobrado, no de magnífico) reconoce sus pecados y que Lightroom es más lento que el caballo del malo después de haber tropezado con una roca.

Así pues, se ha pasado por la ferretería y ha comprado un buen surtido de grasas y aceites para aligerar el programa lo que considera ahora su prioridad absoluta. ¡¡¡ Como estaría la cosa !!!

To be continued …………….

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.