0

Descubierto el «fermión de Majorana»: vivan los ordenadores cuanticos.

Oiga, y les pagan por hacer eso. ¡¡¡ Que envidia !!!

Se estará revolviendo de felicidad allá donde esté.

Que me aspen si entiendo algo, pero alguien podría estar más que contento. Lástima que el físico italiano Ettore Majorana (Catania, Sicilia, 5 de agosto de 1906 – desaparecido en el Mar Tirreno el 27 de marzo de 1938), no pueda estar aquí para verlo como le pasó al bueno de Peter Higgs con su boson.

Bueno, de todas maneras hubiera sido un milagro que nacido en 1906 estuviera hoy aún con nosotros.

No es de esas noticias que aparecen en los telediarios, pero si es una de esas cosas que ni políticos ni financieros pueden prostituir, y aunque solo sea por eso merece la pena contarlo.

La cosa empieza así:

En 1928, el físico Paul Dirac hizo una extrordinaria predicción: todas y cada una de las partículas fundamentales del Universo tienen una «antipartícula», un gemelo idéntico a ellas pero con carga eléctrica opuesta. De forma que, cuando una partícula se encuentra con su antipartícula, ambas se aniquilan, produciendo un breve destello de energía. Apenas unos años después, se descubrió la primera antipartícula de antimateria, el positrón (opuesta al electrón), y la antimateria pasó rápidamente a formar parte de la cultura popular.

Sin embargo, en 1937, otro físico brillante, Ettore Majorana, dio un nuevo giro a la situación al predecir que en el caso de las partículas conocidas como fermiones (entre las que se incluye el protón, el neutrón, el electrón, el neutrino y el quark), deberían existir partículas que fueran, además, sus propias antipartículas.

Ahora, ochenta años después, un equipo de físicos ha logrado encontrar la primera evidencia de que los «fermiones de Mejorana» existen realmente.

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.