8

Las Ramblas de Barcelona ayer por la tarde.

No quiero volver sobre el artículo que causó el más profundo desencuentro entre miembros de la Peña y el mayor disgusto que me he llevado en los casi 7 años de este blog.

Solo quería contaros que ayer por la tarde estuvimos paseando con mi mujer por Las Ramblas de Barcelona haciendo el mismo recorrido que la fatídica furgoneta.

No soy capaz de describirlo aquí, y no vale verlo por la tele. Hay que estar allí. Es sobrecogedor. Decir que se te pone un nudo en la garganta es quedarse muy corto.

No los conté, pero debía haber tantos “altares” improvisados como personas fallecieron en la barbarie. Hay velas, silencio, flores, silencio, peluches, silencio, mensajes, silencio, camisetas, silencio, postit’s, silencio, nombres pintados en el suelo, silencio, árboles repletos de mensajes con rotulador, silencio, papeles pegados con celo o con chinchetas, silencio, y en todos esos altares un corrillo de gentes de todos sitios y procedencias, una Torre de Babel de idiomas, pero en silencio. Algunos se santiguaban, otros pronunciaban una pequeña oración, otros ponían las manos como si fueran un libro, otros hacían una respetuosa inclinación de cabeza, y muchos simplemente pasábamos aunque fuera solo unos segundos allí delante mirando en silencio y con profundo respeto, y después nos íbamos con la cabeza baja.

Todo el mundo llevaba los telefonillos en ristre, algunos cámaras buenas, y unos pocos muy buenas. Yo también llevaba mi compacta para tener un recuerdo de lo que una vez pasó y nunca más ha de volver a pasar. Fue curioso. Todos llevábamos algún tipo de cámara, pero todos esperábamos nuestro turno para ponernos en primera fila y sacar la foto. Segundos después nos retirábamos y dejábamos a otro nuestro lugar. No había empujones, no había malas caras, todos éramos conscientes de lo que aquello representaba. Un montoncito de recuerdos y homenaje por cada persona a la que segaron allí la vida.

Mi mujer y yo hemos paseado miles de veces por Las Ramblas, y de lo único que te preocupabas era de llevar el bolso y la cartera bien cogidas para que los amigos de lo ajeno no hicieran su agosto.

Ayer no había nada de eso. Era un ambiente raro, extraño, y casi no reconocible a pesar de que Las Ramblas habían vuelto a recuperar se densidad habitual de más personas que palmos cuadrados.

Hice algunas fotos, si, simplemente para tener un recuerdo. Las habéis visto todas por la tele, así que solo os pondré un par en plan ilustración.

Esta es la primera. Es simplemente la imagen de la conocida Fuente de Canaletas, al principio de Las Ramblas tocando a la Pza de Catalunya, donde los aficionados del Barça celebran sus cada vez menos frecuentes títulos. Hay tres de estos altares muy grandes, el primero justo a la entrada, el segundo en la Fuente de Canaletas y el tercero medio larguísimo kilometro hacia el puerto tapando completamente el mosaico de Joan Miró casi delante de El Liceo.

La Fuente de Canaletas

La segunda es un simple detalle de uno de los árboles (Plátanos) inundado de mensajes. El central, hecho con rotulador rojo, arrancó más que una lágrima a mi mujer y a mi se me humedecieron los ojos.

Uno de los árboles, uno de los mensajes.

Solo me queda deciros que si vivís en Barcelona o alrededores y no lo habéis visto, os invito a pasaros por allí aunque sea un ratito. No es lo mismo que por la tele, ni los periódicos ni, internet: allí se siente, se huele, se es. No se como explicarlo mejor.

Sonará a topicazo, pero paz, concordia y tolerancia para todos. Amén.

¿ Os acordáis de Imagine de John Lenon ? Pues eso.

https://youtu.be/xBCM15TIHCA

adolfo

8 comentarios

  1. Yo suelo ir a la Iglesia en Mayo sin falta hasta dos veces por semana, los demás meses, pués cuando caen las típicas bodas, y bautizos.

    La canción será todo lo que quiera ser, pero desgraciadamente, es solo eso: una utopía. Cada raza tiene su propio credo.

    ¿ Será por religiones en el mundo?.

    Habrá de todos los colores aquí mismo sin salir de España?, pues si, aquí con nosotros viven seres de bastantes religiones, sin ir mas lejos aquí hay hasta Chinos como para echarle a los marranos, y sin embargo a tantos otros, y como a éstos, se les puede aplicar el anuncio de las compresas: ni se notan, ni se mueven, ni traspasan, ni huelen.

    Que alguien me diga siquiera dos razas con su religión correspondiente, que no sean invasivas, que no se adapten a nuestra cultura, que no intenten hacer guetos e imponer su ley, que no sean exigentes he intententen cambiar nuestras costumbres para imponer por los medios que sea las suyas, matando si es preciso en nombre de su Dios.

    Desgraciadamente me podreis decir solo una……….

    • La primera que se me viene a la mente es la iglesia católica y no la que estas insinuando.
      O te olvidas de la inquisición, cruzadas, la guerra de los 30 años, misiones y un largo etcétera. Ninguna religión ha matado mas gente que la católica.

  2. Es verdad eso de la “Santa” inquisición, lo que no se es porqué surgió. ¿ me lo puedes decir tu, que te veo puesto?.

    Estooo,….. las cruzadas esas que dices, ¿ puedes aclararme porque se produjeron?, es que la verdad, no caigo ahora asi a bote pronto.

    Sobre lo de las misiones y el largo etc, pues no te cortes hombre, que hablando se entiende la gente…….. eso sí, no me vayas a salir con la conquista de las indias ni trapos viejos de esos, ya ellos en el “nuevo mundo”, demostraban ser mas animales, que los propios animales con sus propios vecinos de tribus

  3. Em ve al cap un acudit del Perich: “No maten más, por dios; pero sobretodo, no maten más por dios”… no fa falta dir-ho, però cal fer atenció a les tildes

    S@lut

    Per cert, Adolfo, m’ha pillat fora del país, però amb escrits com el teu em faig una composició, ínfima, del que es deu sentir…

  4. El otro día vi una noticia en la prensa.

    Los padres de un niño de tres años, de nombre Xavi, asesinado el día 17, desearon abrazar a un musulmán para calmar su dolor. Eligieron al imán de Rubí con quien se abrazaron en un acto público.

    La escena me hizo llorar.

    También pensé en la enorme calidad humana, y la inteligencia de esos padres, que a los siete días de la muerte de su hijo de tres años eran capaces de abrazar a un musulmán, es más, deseaban hacerlo en vez de alimentar el odio en su corazón. Además de ello el padre hizo unas declaraciones diciendo que el dolor de las familias de los terroristas era también su dolor.

    El odio me parece idiota, porque a quien daña es a quien odia, no al odiado. A quien te enferma es a ti si lo llevas en tu corazón.

    También me da miedo, mucho miedo. Porque el odio, propio o inoculado, a veces sólo necesita de un pretexto o un pequeño detonante para convertirse en terror. Si lo llevas en tu corazón debes tener cuidado porque, además de hacerte sufrir, el odio consigue que insultes, menosprecies, maltrates o vejes a otros seres humanos, y tu seguro que en el fondo no eres así.

    Y por último: antes de pulsar la tecla “Publicar comentario” conviene leer el texto escrito tres veces y, en algunos casos, hacer otras tantas respiraciones profundas.

    Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.