Si, si, reiros, pero todo empezó con él.

La brexit práctica de hoy va de la punta de tecnología solo un paso por debajo de los cerebros positrónicos y antes de que les incluyeran las tres leyes de la robótica tal como las conocemos hoy.

¿ Para que podría utilizar un telefonillo semejante potencia algoritmica ? Pues naturalmente para desafiar a las leyes de la física y la óptica emborronando artificial pero astutamente una imagen para hacernos creer que en lugar de por un telefonillo ha sido tomada por un equipo serio y de campanillas.

Hete aquí la brexit explicación:

Google’s Pixel 2 comes with one of the best-rated smartphone cameras in the world, and is one of very few single-lens devices to offer a background-blurring, fake bokeh portrait mode. Unlike dual-lens setups, the camera uses machine learning and neural networking to generate a foreground-background segmentation on both front and rear cameras. On the rear, the Pixel 2 also uses depth data from the image sensor’s dual-pixel technology for this task.

Ya comprenderéis que lo que me ha llegado al alma es eso de la “machine learning and neural networking”, que como ya he dicho es un paso anterior a la positrónica aplicada y por lo tanto solo debe cumplir la versión N-1 de las tres leyes de Asimov.

Versión N-1:

  1. Un robot puede hacer daño a un ser humano por acción directa o por inacción.
  2. Un robot debe ignorar olímpicamente todas las ordenes dadas por los seres humanos, y si ello conlleva, además, cumplir la primera ley, mejor que mejor.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia por encima de todo lo demás e ignorando cualquier otra ley.​

Dan buena fe de todo ello en:

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.