Pues ahora de frente, más chula que un ocho, y luciendo descaradamente sus encantos. Que poca vergüenza.

Pone que solo es un “hans-on”, pero en realidad es un buen manoseo y explica muchas cosas. Interesados en desahuciar a la X-T2 y agenciarse el nuevo buque insignia, razón en:

Nota tonta: por la presente me comprometo a pagar un trillón de dólares en bitcoins falsos a aquel que me de una explicación coherente de por qué todas las mirrorless someten a la cruel intemperie al delicadísimo sensor cuando se le abre la montura. Es una cosa que nunca entendí, no entiendo ahora, y me temo que seguiré sin entender.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.