0

Viva el grano: la Kodak T-Max P3200 ha renacido de sus cenizas y vuelve a habitar entre nosotros.

Bienvuelto seas, y que sea para bien.

Pues eso, el mago resucitador ha sido Kodak Alaris. Lo que ya no me atrevo a comentar, más que nada porque no tengo ni idea, es qué demonios o quien demonios es Kodak Alaris.

En cualquier caso, los amantes del granito argéntico en blanco y negro, aquel que proporcionaba esos fantásticos retratos en plan “cine negro”, están de enhorabuena.

adolfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.