1

Stephen Hawking no era buen dibujante: para entretenerse un rato y para pensar un rato mucho más largo.

1.- Para entretenerse un rato:

Encantador es la palabra que ha acudido a mi segunda neurona cuando le he echado un vistazo a la Tesis Doctoral que un jovenzuelo Stephen Hawking de 24 años escribió en 1966 cuando yo tenía 12 añitos.

Siempre me ha encantado la «Cosmología» y he leído todos los librotes que para el gran público ha escrito el famoso, mediático y también malogrado físico, el que más años ha ostentado la Cátedra Lucasiana de Matemáticas (Lucasian Chair of Mathematics) de la Universidad de Cambridge, que en su día ocupó Newton. El cargo fue fundado en 1663 por Henry Lucas, miembro del parlamento inglés por la Universidad entre 1639 y 1640, y establecido oficialmente por Carlos II en 1664. vamos, más o menos como aquí. Ni que decir tiene que solo he llegado a rozar la parte más superficial de lo que contaba en esos libros, pero aún así me han encantado.

Bueno, pues vaya Vd. a saber por qué, ahora el bueno de Stephen ha dado permiso para que el pueblo llano pueda leer y consultar de forma gratuita dicha tesis doctoral guardada celosamente en la sacrosanta biblioteca de la Universidad de Cambridge y naturalmente digitalizada a partir del libro verde original .

La última página de «Abstract» (retocado para que se lea: el original es mucho más tenue y encantador)

Me he mirado sus 134 páginas, y aunque naturalmente no he entendido nada, ha sido como un verdadero viaje en el tiempo. Ahora os explico por qué.

  • Aunque alguno no lo creáis, en 1.966 no existían ordenadores personales. Solo había máquinas de escribir mecánicas, de esas que si te equivocabas tenías que volver a teclear la página entera o llenarla de tachaduras de «Tippex».
  • Consecuentemente tampoco había procesadores de texto, y las complejas formulas matemáticas con sus garabatos y letras específicas, solo era posible escribirlas a mano en los espacios en blanco que se había dejado en el texto de la Olivetti.
  • Tal que así hizo Stephen su Tesis, y tal que así hice yo en mi modestísimo Proyecto Fin de Carrera allá por el 1976. Jo, que tiempos aquellos.

Pues bien, de la sesuda lectura de estas triviales 134 páginas he sacado una conclusión irrefutable.

Stephen Hawking no era buen dibujante, pues en toda su tesis no aparece ni un solo dibujo, y sin embargo sus libros modernos están plagados de ellos.

Aquí tenéis acceso al encantador y retro texto: 134 páginas de pura ciencia.

Lo he visto en El Periodico

2.- Para pensar un rato bastante más largo.

¿ Que hay al sur del polo sur ? Nada, ¿ no ? ¿ Que hubo antes del Big Bang ?

Esta es la última idea que ha salido a la palestra del bueno de Stephen, aunque en realidad no es nueva, es una teoría que formuló en 1983 con el también físico James Hartle. Ahora no hace más que reiterarla.

Según la ciencia, antes del Big Bang no había nada porque el concepto «antes-después» (el tiempo) también nació con la gran explosión.

Según los líderes de todas las religiones antes del Big Bang si que existía algo. Existía Dios (cada uno el suyo, naturalmente, no vayamos a liarla) que fue el que tuvo el capricho de crearlo todo.

Yo no pienso eso. A mi me parece que antes del Big Bang solo existía Rajoy, que me parece una entidad imperecedera en el tiempo. Lo que no acabo de explicarme es como lo creó todo, pues eso es incompatible con su habitual forma de hacer. ¿ Os imagináis el trabajo que debió suponer crearlo todo ? ¿ Os imagináis a Rajoy acometiéndolo ? Ese es el único punto flaco de mi teoría. Prometo estudiar más a ver si lo resuelvo.

adolfo

Un comentario

  1. No había nada en el sentido de que no había nada material en el sentido de que no había materia tal y como la conocemos en este universo (la que conocemos porque la materia indetectable por ahora y que es la materia negra de que hablaste en otro post no la conocemos aunque se sabe que está).
    Hawing defendía que debía poderse postular una teoría del todo que aunase o explicase todos los fenómenos conocidos y algunos incongruentes que deben ser explicados todavía, pero a cambiado de idea:

    «Muchas personas estarán muy disgustadas si no hay una teoría última, que pueda formular un finito número de principios. Yo solía pertenecer a ese campamento, pero yo he cambiado mi pensamiento.» Hawking

    Omito en este comentario al gallego que está en su silla, porque no me parece que deba compartir frase con el hombre que sí piensa desde su silla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.