Nuestros queridos fabricantes cada cual con su cuota.

¿ Por qué la cuota de mercado de una marca no debería importarte ?

Hombre, en condiciones normales no os contaría nada de esto, pero para un lunes de madrugada cuando aún no han puesto las calles, en Catalunya estamos sin gobierno (y también en España), puede valer.

El titular ya lo dice todo, y es un artículo publicado en Dpreview que, si otra cosa no, puede animar a que cada cual exprese aquí su opinión. Yo lo he reconveretido en un “ensayo poético”, ya me perdonaréis, o no……….

Mi opinión sería una cosa más o menos así:

  • El hombre, entendiendo por hombre a los dos géneros de nuestra especie presuntamente “sapiens”, es un animal de costumbres dotado de un alto grado de inercia mental que en unos puede ser mayor y en otros menor.
  • A esa inercia también contribuye el que normalmente no aparezcamos en el mundillo fotográfico como si fuéramos “Terminator”, en una bola de fuego y totalmente “en porretas”. Quien más quien menos tiene una historia detrás y un buen número de cachivaches y complementos ligados a una marca, lo cual muchas veces condiciona o por lo menos pondera el transfugismo.
  • Después está también lo de la pereza mental, sobre todo de los que ya tenemos unos años. Aunque todas las cámaras son sensiblemente iguales, trabajar con ellas no es lo mismo, pues botones, ruedecitas, y sobre todo los menús, si son sensiblemente diferentes de una a otra y eso puede despistar y hasta marear. Uno ya no está para llevar en el disco duro entre las orejas un montón de manuales PDF de 500 páginas cada uno.

¿ Que deberíamos simplemente escoger nuestro equipo solo de función de su calidad, prestaciones y de lo bien que estas se adapten a nuestros gustos y formas de trabajo ? Pues si, seguramente si.

Pero si ya hace bastante tiempo un gran pensador llamado José, acabado en Gasset, y en medio Ortega dijo: Yo soy yo y mi circunstancia, ¿ quien soy yo, pequeño saltamontes, para llevarle la contraria o darle la razón ? Bueno, pero para ser justo debo decir que mi amigo el sabio, además de decir continuamente lo que ya sabéis que decía, también afirmaba a veces ese mismo principio pero sutilmente modificado, sutil, pero substancialmente: Yo soy yo más mi circunstancia, que es casi igual pero no lo mismo.

Resumen ejecutivo por si os habéis perdido como yo: soy un dinosaurio, soy canonista y a pesar de los pesares me cuesta mucho cambiar. No me veo a mis años manejando una Nikon y, otra vez a pesar de los pesares, no me fío de Sony. Si me fío de Fuji, pero no se me ha perdido nada en el mundo APS-C, y al Formato Medio no alcanzo ni por precio ni por peso.

Con el equipo que actualmente tengo soy razonablemente feliz, gozo como un marrano en un charco buscando fotos imposibles por mis queridas montañas, y ni necesito ni echo a faltar nada más. ¿ Que más quiero ? Pues eso. Nada.

Venga, a filosofar, que cada cual seguro que tiene su opinión, y todas ellas son tan válidas como interesantes.

  • El provocador de todo este lío han sido los chicos de Dpreview
Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.