0

Amantes de la fotografía astronómica, hete aquí la Nikon D850 refrigerada.

– el artefacto –

– el más que obvio resultado –

Como muy bien sabéis los aficionados a la fotografía astronómica los sensores y las largas exposiciones suelen tener como consecuencia que en el universo haya más estrellas y galaxias que las que realmente hay.

La culpa de esa maligna perversión está en “la calor”, que a pesar de ser la forma más degradada de energía es una de las que más toca las narices, sobre todo en verano.

Y hasta aquí voy a llegar.

Todo lo demás lo veréis en el artículo que acabo de ver en Nikon Rumors, y para animaros a, por lo menos, echarle un vistazo os he puesto esta larga imagen ilustrativa.

Nota tonta por innecesaria: me ha salido un artículo muy vertical, pero es que el guien lo exigía.

adolfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.