Que si, que si, que es bueno …….. y barato.

Ya sabéis que el otro día me quedé un poco mosca con el análisis que los chicos de Photography Blog le hicieron este cristalito y yo incluso apuntaba a la teoría del “garbanzo negro” que con muy mala suerte les tocó: Ftc 8-6-2018

Bueno, pues hoy Fernando Galán, que ha salido al campo a jugar con el cristalito, nos cuenta sus aventuras y por lo que leo lo absuelve claramente y solo se queja de su acusada distorsión geométrica en el lado angular, pero nada más. En todo lo demás es muy bueno y si pensamos que cuesta 800 euros, entonces es buenísimo.

Estas son sus conclusiones:

A estas alturas ya no sorprende que Tamron siga ganando batallas en la relación calidad/precio. En casi todos los apartados probados, este 28-75 mm f/2,8 ofrece resultados más que satisfactorios: ergonomía, calidad, enfoque…

Tan sólo lamentamos una acusada distorsión geométrica en la posición angular que se puede corregir vía firmware y que se nos puede olvidar si pensamos que sólo hemos desembolsado menos de 800 € por nuestro objetivo f/2,8.

No ha de sorprender, por tanto, que muchos usuarios de la familia Sony tengan sus ojos puestos en este objetivo.

Pero las pruebas del delito, incluido un buen número de muestras, los encontraréis en:

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.