1

Doblo mi sensibilidad, porque yo lo valgo: otro retro artículo peliculero de nuestro querido profe.

Quien te ha visto, y quien te ve.

Empieza así:

En general, doy bastante poca credibilidad a los valores de sensibilidad nominal que otorgan los fabricantes a sus emulsiones o películas fotográficas. Y tengo buenas razones para ello. Una de ellas es mi experiencia personal, y otra es lo que ocurrió hacia el año 1960, en el que diversos fabricantes –entre ellos Ilford y Kodak– decidieron doblar la sensibilidad de algunas de sus películas negativas en blanco y negro y ello… ¡aunque esas emulsiones seguían siendo exactamente las mismas! Y tal como pueden sospechar los lectores, yo mismo viví –con cierto asombro– ese momento.

Pero para leer todo lo demás, cosa más que aconsejable, tendréis que hacer clic e ir al original.

adolfo

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.