Un buen “horse” para esta “course”.

El inquietante titular que ha puesto Álvaro en su artículo ha sido este: ¿ Por qué elegir una videocámara antes que una cámara de fotos ?, lo que por un momento ha llenado de angustia mi ya de por si atribulado espíritu.

Después ya, leyendo un poco por encima lo que cuenta Álvaro, me he sosegado y he visto que las cosas han vuelto a su sitio, aunque no del todo.

Estos son los tres párrafos finales de su artículo-análisis.

Intentemos imaginar por un momento lo que necesitamos añadirle a una cámara de fotos para tener algo similar: Un caja externa para acoplar accesorios, monitor, visor de lupa, soporte para hombro, asa superior, un juego de objetivos para cubrir las mismas focales y filtros ND para cada uno de ellos, un micrófono y un accesorio con diversas entradas de audio. Un kit que sin duda superaría ampliamente el coste, el peso y las dimensiones de esta Sony.

Eso sí, el look que proporcionan los sensores pequeños no es lo que buscan muchos usuarios que quieren grabar vídeo artísticos o ficción, ahí es precisamente donde las cámaras de fotos, pese a sus conocidas limitaciones, son una opción lógica y económica.

Para todo lo demás, mejor una videocámara.

Creo que en tierras del brexit lo llaman “horses for courses”, pero quiere decir lo mismo. Yo, que nunca he entendido la manía, moda, necesidad de que las cámaras de foto graben video en detrimento de su optimización para cada una de las funciones, agradezco la opinión de los expertos que opinan exactamente eso, que “horses for courses”, y más aún cuando de un tiempo a esta parte cada vez se están diferenciando más los objetivos para hacer fotos y los de grabar video. “Horses for courses”, ¿ captáis ?

Es cierto que un sensor pequeño no transmite ni las mismas sensaciones ni el mismo glamour que un sensor grande, y ello me viene al pelo para repetir, muy resumidamente lo que vengo predicando aquí desde hace muchos años pero sin el más mínimo éxito. Soy la voz que clama en el desierto.

Todo fabricante fotográfico que se precie de merecer ese nombre debería tener en su catálogo al menos lo siguiente:

  • Varios cuerpos APS-C optimizados para hacer fotos: iniciación, medio y serio.
  • Varios cuerpos FF optimizados para hacer fotos: medio y serio.
  • Al menos un cuerpo optimizado para hacer blanco y negro
  • Al menos un cuerpo optimizado para hacer video

Y todo ello a precios razonables y no disparatados.

Amén, que ya sabéis lo que quiere decir.

  • La excusa para este “despotrique” improvisado ha venido de Photolari
Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.