9

Las ventajas del video 4K en fotografía de macro: opinión y muestras de Carlos E Hermosilla – interesantísimo, no os lo podéis perder.

Carlos es un miembro de nuestra microscópica y menguante Peña que se dedica especialmente a fotografía macro. Hace un par de días me envió un correo con unos enlaces para que viera su trabajo y además en el texto me explicaba por sus últimas experiencias las ventajas que para ese tipo de fotografía tenía el video 4K en lugar de la foto clásica. El tema me pareció interesantísimo y las galerías de fotos una verdadera pasada. Carlos es una persona tímida y no le gusta nada “la visibilidad”. Me lo enviaba para que lo viera, no para que publicara nada. Pero yo le pedí, ante el interés de sus comentarios y la calidad del resultado, que me dejara publicar alguna cosa porque seguro gustaría un montón a La Peña. Nuestra comunidad es tan pequeña que no tenía que preocuparse por la visibilidad, simplemente conocerían su trabajo unas cuantas personas a las que les gusta la fotografía y sienten interés por ella.

Hoy me ha enviado un texto que ha preparado en un rato y un par de enlaces para que podamos ver algunos ejemplos de lo que hace. Las galerías que me envió a mi eran exclusivamente de macro, pero en los enlaces que me envía hoy hay un poco de todo para que así conozcamos todas sus facetas.

Estoy seguro de que os va a gustar.

Esto es lo que me ha enviado:

Bueno, pues así más o menos todas.

Fotografío o intento fotografiar (esto es más ajustado a la realidad) insectos, plantas y hongos, además de todo lo que se menea, o se ha meneado alguna vez, lo que incluye casi todo.

Algún tema de estos anteriores es además muy especializado; raro por ser un suceso ocasional y por la escasez de su observación, y más raro aún por su motivación: las pseudocópulas de las abejas y avispas machos que acuden engañadas a copular con las flores de orquídea de un determinado género que aprovecha el mimetismo sexual para imitar la forma y olor sexual, feromonas, de las hembras de algunas especies de abejas y avispas. Se trata de orquídeas del género Ophrys del que tenemos una buena representación en nuestros campos.

Como parte de un estudio más amplio, el de este fenómeno me obliga a registrar aquello que observo: debe ser grabado, y debe ser fotografiado como demostración palpable o como acta notarial de que ese hecho ha sucedido; además, los insectos han de ser capturados para su segura identificación, por más pena que esto me pueda dar no se pueden identificar con certeza en una fotografía, e incluso a veces, con el insecto capturado hay dificultades, pero eso solo ya daría para un artículo aparte.

En ocasiones, el suceso es “más rápido que la cópula de un colibrí” y no dura un par de segundos, en otras se alarga. Estar preparado con la cámara a la distancia correcta y con la configuración adecuada puede hacerse, pero el viento que mueve las plantas, la posición del insecto en la flor, y otros condicionantes pueden hacer imposible una buena toma. Este año pasado tuve varios cuerpo a tierra infructuosos, el bicho iba de flor en flor y yo siempre detrás, pero nunca a su altura.

Aunque tengo cientos de estas fotografías (tomadas con Nikon APSC y FF) y algunas soportarían ser ampliadas a grandes tamaños, en tiempos recientes he sentido la necesidad de apartarme de esos resultados en favor de otros en que obtuviera más imágenes para poder explicar y explicarme que es lo que sucede en cada centésima de segundo de esa escasa observación. Para ello pensé en el vídeo, había tomado algunos con mi Nikon D800 y con  mi Fuji XM1 pero todos tenían el mismo problema, la profundidad de campo es muy escasa y no hay forma de controlar la velocidad de obturación en la filmación por lo que cada fotograma individual aparece poco nítido. Este tema, el de la profundidad de campo es bien conocido,  no necesita explicación, pero si conviene pararse en que para disparar a velocidades altas debe haber mucha luz, y que yo sepa con un ISO 200 no hay mucha más luz en este planeta que la que nos permite tirar a 1/250 f 16, y eso a pleno sol al mediodía; normalmente tengo un poco menos, y además debo ponerme siempre un poco de lado o a contraluz para no proyectar sombra sobre el sujeto, de modo que no puedo disparar casi nunca  a f 8; la cosa suele quedar por debajo o bastante por debajo porque además hablamos de macro y el sujeto es tan pequeño que la abertura efectiva manda, y ese f 8 no es real por el efecto de la pérdida de luz por el aumento, otro fenómeno bien conocido en fotografía macro y que se resume en que al intentar aumentar más un sujeto la luz disponible disminuye y tanto más cuanto mayor sea el tamaño de un sensor con respecto al del sujeto.

Cayó en mis manos recientemente un modelo de Panasonic: la Lumix LX 100 y probé sus virtudes en macro; eran muy escasas, su macro es decepcionante, no sirve para sujetos tan pequeños como pretendía fotografiar y tuve que añadirle lentes Raynox de aproximación como la afamada M-250 y la M-150; con esto y el zoom en la posición equivalente a un 75 mm ya obtuve mis primeros resultados.

Las imágenes eran fabulosas; tenían efecto gelatina, sí, pero me importaba una mierda, la nitidez era muy buena, y la cámara obturaba a velocidades altas de manera que cada fotograma aparecía perfectamente congelado, tenía 25 o 30 imágenes por segundo entre las que elegir las mejores para mostrar lo que sucedía, pero además tenía toda la secuencia, de modo que se hacía superfluo mi relato grabado en voz de lo que sucedía. No tenía que hacer varias fotografías con un peso en la mano tremendo: Nikon D800 con Sigma 150 macro y sistema de flash macro inalámbrico de Nikon, me bastaba una camarita y un espejito o reflector sujeto con un alambre.

Una de mis preocupaciones era la de la calidad de imagen; los fotógrafos de macro somos muy puñeteros en eso y no sabía muy bien ni como separar un fotograma del vídeo ni a que tamaño se podría reproducir este, porque no puedo olvidar que la finalidad última de este trabajo es publicar alguna de esas imágenes en un artículo en alguna revista de tipo científico. La extracción de los fotogramas no fue complicada, lo hace Lightroom, lo puedo hacer con el iPad… y el tamaño, incluso haciendo un recorte, da de sobra para llenar un A4, quizás no pueda hacer una copia de un metro para una pared, pero es que ahora vivo en el mundo de lo posible y ahora es posible obtener un A4 de casi cualquier cosa que intente y antes era vamos a ver si alguna de todas las que he podido tomar ha quedado lo suficientemente bien como para ser publicada.

Con estos resultados sobre la mesa me replanteé mi sistema de trabajo habitual, era evidente que con el formato M4/3 tenía una ventaja sobre la profundidad de campo y sobre la luz porque si esta escaseaba podía abrir más el diafragma y todavía el insecto mostraba sus partes principales en foco, esto evita subir el ISO por lo que la posible ventaja de una cámara FF en vídeo desaparece en este caso. Miré una cámara capaz de hacer vídeo 4k a velocidades altas de grabación y me di cuenta de que eso podía ser muy caro y muy abultado, me inclinaba finalmente por una Panasonic GH5s que estaba por salir al mercado, pero alargué la reflexión durante meses porque la temporada de floración estaba lejana. Cuando esta se acercaba comprendí que yo no necesitaba exactamente una cámara de vídeo, que podía hacer ese trabajo con una cámara fotográfica que tuviese buen vídeo, al fin y al cabo si una Lumix LX 100 hacía bien ese trabajo ¿porque no utilizar una de sus hermanas mayores para esa misma labor?

Estaba decidido, la Lumix G9 hacía vídeo 4k a 60 fps, el doble de lo que venía obteniendo con la muy capaz LX100, y además admite ópticas intercambiables especializadas en macro tanto de Olympus como de Panasonic. También puedo hacer tomas especiales en el modo 6k pero es más engorroso de ver y de extraer un fotograma de estas “pilas de fotos” y la cámara solo soporta este tipo de toma durante 2 segundos, lo que suele ser muy escaso para mi.

Actualmente utilizo este equipo, ya he hecho mis comparativas con el resto de material que tengo y por ahora es imbatible, filma a 60 fps en vídeo 4k a velocidades de obturación altísimas, esto puede mostrar un vídeo un poco “entrecortado” pero yo no busco “exactamente filmar un vídeo” por lo que no me preocupa ese pequeño efecto; tiene mucho menos “efecto gelatina” que la compacta Lumix LX100 y he podido grabar algunos vídeos que son increíbles, en uno, el viento era tan feroz que toda la escena aparece movida, el insecto se posó sobre la planta y me acerqué con la cámara a pulso filmando hasta que la flor quedara a foco (suelo bloquear el enfoque a una distancia fija porque el AF en macro es por decirlo amablemente poco capaz) y cuando vi el vídeo en casa puede ver que en exactamente dos fotogramas de los cientos de ese vídeo, el resto estaban para tirar, se observa una abeja del género Tetraloniella agarrada a la flor como una desesperada y en actitud de cópula, una fotografía tan perfecta como si se hubiese tomado con trípode en el día más calmado del año, una fotografía imposible.

Es por esto por lo que pienso que la inclusión de una característica como la filmación de vídeo en una cámara fotográfica no solo no es superflua o indeseable en algún tipo de equipo sino que con el avance imparable de la tecnología hacia el 8k y lo que venga después muchos equipos podrán prescindir para tomas deportivas y fotografía como esta que yo practico de las tomas de fotos individuales a favor de las secuencias grabadas a altas velocidades y altas frecuencias de fps.

Carlos E. Hermosilla

Y estas son las galerías que me ha enviado hoy

Muchísimas gracias Carlos, en nombre de toda la Peña y en el mío propio.

Mucha salud y Muy Felices Fiestas.
Adolfo

adolfo

9 comentarios

  1. Super interesante y muy bien expuesto Carlos. Muchas gracias por semejante lección basada en la más pura experiencia, que es siempre la que más vale.

    Mañana me viene una Sony RX10 IV que tiene una ráfaga de 24 FPS, es decir un vídeo de 20 Mp por fotograma.
    Pondré en práctica todo esto…

  2. Pues ayer me preguntaba un amigo sobre una cámara para la asociación de naturaleza que preside y le recomendé una Pana Lumix FZ2000 (la sony que comenta Asier se iba de presupuesto) por la versatilidad tanto en óptica como en vídeo.
    El hecho de poder extraer fotogramas en 8 Mpx. de los vídeos lo encontraba interesante y ahora Carlos me lo corrobora. Esperemos los resultados para ver si nos acercamos mínimamente a lo que consigue Carlos. Nosotros andamos con mariposas y libélulas.

  3. Mariposas y libélulas muy bien también, una pega en eso es que no conozco focales de macro más largas que el macro de Oly de 60 mm que equivale a un 120mm, ya sé que hay teles más largos, pero la capacidad macro no es la misma y otro problema será enfocar un sujeto tan esquivo, yo las he hecho con la Nikon y enfoque manual siempre, este año probé con la Pana pero no lo suficiente como decir algo fundamentado.

    • Yo también estoy usando la Panasonic G9 y he estado fotografiando libélulas este verano y me ha funcionado de fábula el 100-400mm Leica y mi macro de cabecera: el Voigtlander Apo-Lanthar de 125mm, que utilizo con adaptador (es para Nikon F)en cámaras Canon y m4/3. También he estado fotografiando orquídeas silvestres esta primavera y lo que mejor me funciona para ese tema es el Olympus 60 macro.

      • Voigtlander Apo-Lanthar 125 ???

        Por Dios, hombre, actualizate !!
        (y vendeme a buen precio ese chisme 😉

        Acabas de despertarme una envidia mañanera y cochina de las gordas. He buscado ese trasto en bastantes ocasiones, pero es difici de encontar, y casi imposible a buen precio. Me encantan los objetivos sin “bokeh de color”, y aunque no he tenido el gusto de probarlo, si he visto bastantes muestras, y ese objetivo parece que lo borda.

        Saludos.

        • Rectifico: he echado, por curiosidad, un ojo en EBAY y he visto más unidades a la venta que nunca, bien, pero se pagan más caros que nunca, maaaal. En torno a 1.500€, toma ya!

          • El Voigtlander Apo-Lanthar 125/2.5 es considerado uno de los mejores macro de siempre, junto a los equivalentes de Leica y Zeiss. Aparte del que uso, tengo otros dos nuevos en caja, en montura Nikon F y Olympus OM, si te interesa…

  4. Me inicié como seguidor en el foro en 2016 buscando una nueva cámara ya que mi Olympus C-5050 fallaba en la rueda de modos. Y compré la Panasonic TZ-100 que la pusieron muy bien en los análisis. Hace fotos fenomenales aunque en algunas de naturaleza y entorno verdoso parece que peca en exceso de amarillo. He utilizado el 4K para extraer fotogramas casi de la misma calidad que la foto fija en modo normal. Pero en Macro no he llegado a alcanzar la nitidez de la Olympus. Esta es una buena idea y voy a probar también el 4K en Macro. Saludos

Responder a Manuel C. Cid Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.