12

Peña, confieso que he pecado: mi intento, mi fracaso y mi reconsideración con PayPal – una historia de terror muy propia de mi.

– el cielo lo confunda una y mil veces –

Hoy os digo esto:

Es verdad, vuestros comentarios y sobre todo el de Guillermo Luijk, me ha hecho recapacitar y he reconsiderado la cuestión. No puede ser que los inconvenientes propios de la informática y sus monstruosos formulismos y poltergueist asociados puedan conmigo por muy dinosaurio que sea, así que hoy, al día siguiente, he vuelto a empezar y creo que las cosas han ido mejor.

Os lo contaré todo en un artículo que permanecerá hasta fin de año en la cabecera del blog.

Gracias por vuestra infinita paciencia por aguantar mis neuras.

Mucha Salud y Muy Felices Fiestas
Adolfo

Barcelona, 22 de diciembre de 2018, 6:45 AM.

Pero ayer os decía esto:

Después de 8 años y de pensarlo muy mucho al final me he decidido, violando todos mis códigos internos morales, éticos y religiosos, a poner un botón de “donar” en el blog para que si os apetecía de vez en cuando “invitarme a un café virtual” lo pudierais hacer y de esa manera el blog no fuera, además de un depredador insaciable de mis horas de vida, una carga económica para un pensionista que desde que me jubilé tengo que contar uno a uno todos y cada uno de los euros que entran en casa.

Todo el proceso ha durado unas 4 horas y he pasado por varias situaciones y estados de ánimo que me gustaría describiros ahora, más que nada por si alguien ha entrado durante este tiempo y se ha encontrado con una página de mantenimiento del blog. Intentaré ser lo más breve posible.

Lo primero contaros que yo jamás he tenido ningún trato con PayPal y que por tanto me he puesto en contacto telefónico con su servicio de atención al cliente para que me contaran que pasos tenía que hacer.

Ha sido mucho más fácil de lo que esperaba.

He creado una cuenta de empresa (si no, no funciona) en PayPal y después he solicitado un botón que he tenido que configurar de forma muy sencilla. Al final del proceso PayPal me facilita un código HTML que tengo que integrar en la página del Blog como un nuevo “widget”. Lo he hecho y todo ha funcionado bien.

Después he probado el botón y he visto que funcionaba.

Efectivamente al pulsarlo dirige a una página de PayPal donde se puede hacer el donativo. Lo primero que ofrece son dos opciones. Hacer el pago desde una cuenta PayPal que el donante ya tenga, o hacerlo mediante una tarjeta bancaria.

Lo primero que he explorado ha sido esta opción, y ahí he entrado en modo perplejidad y asombro.

Te pide los datos de la tarjeta (normal) y después te pide nombre y apellidos del donante (eso ya no lo veo tan normal), pero es que después te pide la dirección física completa, el e-mail y un nº de teléfono de contacto fijo y móvil. Pero es que después de pedirte todo eso te exige que si no la tienes te crees una cuenta de PayPal, si o si, y todo eso es obligatorio.

Me he visto a mi mismo como voluntarioso y bienintencionado donante y he pensado que si yo entro en una WEB o Blog, se me ocurre hacer una pequeña donación, y me preguntan todos estos datos el poder de disuasión es tan elevado que lo dejaría correr inmediatamente y juraría que nunca más tendré buenas intenciones.

Me han explicado que el sistema está diseñado así por seguridad en las transacciones, y todo eso es obligatorio. Yo no se que tanto por ciento de los miembros de la Peña tiene ya una cuenta PayPal, pero desde luego lo que no quiero es obligar a nadie a pasar por el aro para simplemente hacerme un pequeño favor e invitarme a “un café virtual”. Yo no lo haría con otros, así que le voy a pedir que nadie lo haga por mi.

Después he explorado la opción de pagar a través de una cuenta PayPal, y esa es ciertamente más sencilla, pero aún así he tenido que dar unos cuantos pasos un tanto confusas, al menos para mi que soy un “carcamal en estas cosas”. O no me lo han sabido explicar o yo no lo he sabido entender.

En todo este proceso he hablado otras tres veces con el servicio de atención al cliente de PayPal que muy amablemente me han desorientado todo lo que han podido. Me estaba poniendo nervioso por momentos, y a mi eso me cuesta poco, pero me afecta mucho.

Otro tema que me ha hecho mucha gracia son los gastos y las comisiones. Todo el proceso de creación de cuenta es gratuito, pero PayPal se queda con un % de la transacción. Cada transacción tiene un coste de 0,35 € + el 3,4% del importe si es nacional o un 5,9% si es internacional.

Este tipo de botones se usan para donativos muy pequeños, casi simbólicos, con lo cual el % de coste de cada transacción no es despreciable. Si me donáis 1 euro, yo recibo 0,616 €.

Bueno, pues todo ese batiburrillo de cosas ha hecho que se me sobrecalentara mi segunda neurona y en mi último contacto con el servicio de atención al cliente le pidiera al operador que me lo cancelara todo y se olvidara de mi para siempre. ¿ Un error ?, puede ser, pero yo me he quedado mucho más tranquilo.

De todo esto vosotros no habéis visto nada porque la página estaba en mantenimiento y solo podía verla yo.

En todo el proceso no he encontrado más que dificultades y como no he entrado nada convencido al asunto, los “problemillas” me han hecho desistir por lo menos para 8 años más.

Y ahora pensaréis. Ostras, este tío no solo es un analfabeto tecnológico, sino que además es un miedoso compulsivo. Bien, pues a pesar de que un día fui ingeniero, es cierto, tenéis toda la razón.

Y ahora seguiréis pensando, ¿ y por qué nos explica todo esto que al fin y al cabo son sus batallitas que no interesan a nadie ? Pues os lo explico, porque yo aquí me encuentro como en casa con mis amigos, y a mis amigos se lo explico todo. Ya sabéis que este es mi blog personal (que no tengo) donde además de hablar de fotografía y a base de pinceladas os abro mi alma un montón de horas al día, y cada día.

Por eso acabo igual que empecé.

Peña, confieso que he pecado, pero ya pasó. Amén.

Mucha salud y Muy Felices Fiestas
Adolfo

Barcelona, 21 de diciembre de 2018, de 12 a 17 horas.

adolfo

12 comentarios

  1. Pues yo estaba encantado con la idea de poder agradecerte de alguna forma tu trabajo, a veces me siento un aprovechado de tu esfuerzo. Tengo cuenta de PayPal, y si por enviarte 10€ me cobran 40 céntimos, bueno, PayPal también hace su trabajo. Si no quieres poner el botón, cuestión que aunque solo fuese temporalmente te pudiese aliviar los costes del blog, si podríamos coordinar una campaña de difusión de tu blog entre nuestros allegados fotográficos, si tu tráfico aumenta quizás serias interesante para algunas promociones comerciales, si es que ese tipo de respaldo te interesa.

  2. Pero Adolfo! haces lo difícil y te rindes en lo fácil? La inmensa mayoría de gente que dona en estos botones tiene Paypal (a buena hora te vas a fiar de una web particular para dar tu tarjeta), y créeme que todo quisqui que compra cosas por Internet tiene Paypal, así que aunque no te lo parezca porque tú quedas fuera de ese público, hay mucha gente capacitada para donarte y con costumbre de hacer esas transacciones. Dale otra oportunidad hombre, que hace mucha ilusión recibir emails de gente que valora lo que haces.

    Salu2!

  3. Alfonso, pruebalo un mes, para que los que queramos invitarte a ese café tengamos la oportunidad, y si pasado el mes no estás convencido lo quitas y ya está.

  4. Adolfo mis transacciones desde hace años las hago casi siempre por Paypal. Cómo te dicen por ahí arriba te has rendido muy rápido, deja el botón que nadie esta obligado a donar y si ve complicación lo dejará correr y punto. Mi aportación esta esperando…

  5. Claro Adolfo… claro…. PayPal está a la orden del día. Hay muchísimas personas que lo tienen, y los que no, les recomiendo encarecidamente, ya que para efectuar pagos es algo muy seguro y eficiente.

    Gracias por no desistir, y permitir que quién lo desee o pueda, tenga los medios para hacer una aportación…

  6. Buen día Adolfo,
    PayPal es un medio muy usado para quienes somos parte de este mundillo y estamos en sitios donde las tiendas físicas son exiguas o inexistentes, es decir, buena parte del otro lado del Atlántico.
    Mi aporte seguro, pues tu esfuerzo y dedicación para con nosotros lo vale. Danos una oportunidad para retribuirte bajo esta forma y ya luego con algo más de agua pasada bajo el puente ves si te conviene o no.
    Salud y saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.