Así se ve un recorte de 300 x 300

de esta tontería de imagen de 14.204 x 10.652

Veo que Photo Rumor, vía Leica Rumors, acaba de publicar un tan extenso como perverso análisis destinado únicamente a desestabilizarnos y a ponernos los dientes largos demostrando que al final de todo el tamaño si importa.

Para ello no se les ha ocurrido otra cosa que comparar las imágenes de un perverso bodegón fotografiado por cuatro cámaras, ninguna de las cuales es compacta ni tiene un sensor pequeño.

Ya veis, la comparación no puede tener otro objetivo que el expuesto al principio, y yo solo le encuentro la utilidad de poder guardar en nuestro archivo una imagen de 150 Mpixels (14.204 x 10.652 exactamente) aunque sea en JPG, JPG que por cierto pesa 83 MB, ahí es na. Abrirla y darle al 100% puede causar efectos secundarios irreversibles, así que si lo hacéis, hacedlo con cuidado. El único consuelo que puede tener el observador es comprobar que la profundidad de campo aparente en ese inmenso universo hipermegapixelado ya no es del grosor de una lámina de grafeno, sino más delgada aún.

A mi me hubiera gustado que se pudieran descargar las imágenes RAW para poderlas revelar y ver así como sufría mi ordenador y de cuantos MB o GB era el TIFF a 16 bits resultado del revelado, pero no ha podido ser.

Como consuelo, en este enlace están todas las imágenes de la prueba pero solo en JPG. Aún así pesan 5 GB todas juntas.

Por poner algo os pongo el párrafo final del análisis que corresponde a la conclusión, donde podréis comprobar que la Sony A7R III gana por sentido común y por relación calidad/precio, cosa que por cierto ya sabíamos todos los miembros de esta picoscópica Peña.

Conclusiones

En primer lugar, estos cuatro sistemas son excelentes en lo que mejor hacen y cada uno es un placer utilizarlos.   Mientras que el sensor de Leica M10-P está rezagado con respecto al de Sony a7RIII y Phase One IQ3 e IQ4 en términos de resolución, alto rendimiento de ISO y rango dinámico (consistente con los hallazgos de Bill Claff: Photons to Photos), es importante enfatizar que el sistema Leica ofrece sus propias ventajas exclusivas, que incluyen un funcionamiento altamente optimizado, una estética hermosa, una calidad de construcción muy bien hecha, y una portabilidad del cuerpo + lente que es superior a la de cualquier otro sistema probado aquí.

Cuando necesito AF, un sensor superior de 35 mm, y puedo usar un sistema un poco más grande que el Leica, el Sony a7RIII es mi elección. De hecho, Sony realizó esta serie de pruebas en todos los ámbitos y, francamente, me sorprendió lo cerca que pudo llegar a los monstruos de formato medio en aspectos clave como la captura de detalles, la recuperación de la sombra y el alto rendimiento de ISO.   También vale la pena señalar que podría comprar cuatro sistemas de lentes Sony a7RIII + 86 / 1.4 GM por el precio de un lente Leica M10-P + 75 / 1.25 Noctilux, y unos diez sistemas de Sony por el precio de Phase One back + XF Sistemas body + lens.   En términos de mejor valor entre los sistemas de calidad profesional probados aquí para cualquier aplicación que no requiera un formato medio, el Sony gana indiscutiblemente en mi libro.

Sin embargo, si desea lo mejor en calidad de imagen, se destaca claramente el predecesor de IQ3 ahora llamado Phase One IQ4 y su ahora más asequible IQ3.   Estos sistemas de formato medio de “tamaño completo de 645 cuadros” ofrecen una precisión de color sin igual, captura de detalles, resolución y rango dinámico.   Cuestan mucho a un precio de venta minorista de $ 32,000 a $ 52,000, pero aquellos que necesitan lo último en calidad de imagen a partir del inicio de 2019 apreciarán que obtenga lo que paga.   También vale la pena señalar que el IQ4 se envió a los clientes por primera vez solo en las últimas semanas, y Phase One tiene un buen registro de actualizaciones de firmware (gratuitas) que mejoran las funciones existentes y habilitan las nuevas.   Por lo tanto, anticipo que el IQ4 probablemente mostrará fortalezas adicionales en los próximos meses en relación con la versión de firmware (1.00.2) que probé.

Y las pruebas del delito están aquí:

La nota tonta 1 es tan inevitable como evidente: porca miseria.

La nota tonta 2 es superflua por ya sabida: si, efectivamente yo soy un fanático de la resolución, aunque luego no sepa que hacer con ella. así que estas cosas hacen daño, y más con una 5D Mark IV.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.