Fiasco 2: la versión 9

Seguro que os acordáis de la Light 16, una cámara de aspecto telefonillero de 16 objetivos. Fiasco total. Seguro que también os acordáis de la Light 9. Fiasco total también.

Seguro que os habéis apercibido que cualquier telefonillo que se precie de ese nombre hoy en día va equipado con 3 cámaras (más la delantera, claro)

Bien, pues ahora resulta que el Sr.Light ha comido con el Sr.Sony y en los postres, entre vapores de sake y un par de cohibas de la cosecha del propio Fidel, han firmado en la servilleta de papel un pacto para hundir a la competencia telefonillera en la miseria más absoluta.

Nadie sabe de que va la cosa, pero no hay que ser muy astuto para averiguarlo.

Llegados a este punto es preceptivo una porra. Se trata de averiguar cuantos objetivos/cámaras debe tener un telefonillo para hacer olvidar para siempre al pueblo llano que una vez existieron unos cacharros grandes y pesados que llamábamos cámaras fotográficas.

Una pista: por los antecedentes y consecuentes tienen que ser más de 3 y menos 9.

Yo apuesto por 5, con las siguiente focales: 24-35-50-85-150

Lo cual me da una idea de esas locas que se me ocurren de vez en cuando. ¿ Os acordáis de los antiguos tomavistas, sobre todo de los profesionales de 16mm, que tenían una especie de revolver con tres objetivos distintos ? Pues bien, reto a nuestros queridos fabricantes que son incapaces de fabricar un todoterreno 24-200mm en condiciones a fabricar una montura de revolver capaz de alojar 5 o 2 objetivos. Para los puristas las cámaras irían dotadas de 5 objetivos fijos con las focales anteriores, y para los un poco más tolerantes solo con 2, un 24-70 y un 70-200.

Que la cámara pesaría un quintal, ocuparía como un baúl, y costaría un Potisí, son pequeños detalles sin importancia que ya resolveremos en su momento. No le vamos a poner peros a una idea genial incluso antes de nacer, ¿ no ?

Actualización cuatro días después.

Photolari lo cuenta y nos dice que además Nokia y Xiaomi ya se han sumado a la fiesta. Pasado mañana, con la última comilona de trabajo del MWC, se habrán apuntado todos. “Alea jacta est”, y nosotros a pagar.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.