3

El Huawei P30 saca una nota estratosférica en el análisis de DxO Mark: la muerte definitiva de las compactas de sensor pequeño.

El oráculo ha hablado

Les ha gustado un montón, pero en el apartado foto se sale de la escala. Las imágenes son de muchísima calidad pero es que en las comparaciones de recortes al 100% (del zoom) con el iPhone XS o con el Samsung Galaxy 10 Plus la diferencia es de puro escándalo.

Si estas cosas os emocionan, no dudéis en estudiar concienzudamente el análisis, y si no os emocionan por lo menos echadle un vistazo. La cosa es apabullante. Eso del zoom óptico 5x con un poco de trampa para llegar a 10x tiene su miga.

La verdad de la vida revelada por:

– la prodigiosa criatura –

Minutos después veo que el susodicho telefonillo aparece como “boom editorial” en todos los tabloides menos en el BOE, así que como yo no creo en casualidades me imagino que el Sr.Huawei ha repartido bastante maletines para presentar a su criatura que pretende ser “the definitive compact killer”.

Os lo pongo aquí porque resulta el complemento perfecto a lo anterior.

adolfo

3 comentarios

  1. Al margen de los maletines, que el mercado del móvil se está zampando con creces al mercado de cámaras digitales es una obviedad tan palmaria como que mientras mueren marcas clásicas como Minolta, Kodak, etc. florecen marcas de móviles como flores en primavera. Los móviles se venden como churros, y las cámaras tienen que traer algún elemento diferencial (tamaño del sensor, teleobjetivos de mucho zoom etc.) para poder competir. Que un cacharro pequeño y cuadrado sea capaz de hacer esas fotos, de forma automática, hace que cualquiera que no haya sido un aficionado o profesional de la fotografía tenga muy serias dudas en hacerse con una cámara, porque las fotos de su móvil salen muy bien. Ese zoom viene a zamparse una de las cosas exclusivas en las que hasta ahora podían competir las cámaras compactas o incluso bridge. Y viendo los resultados, salvo que se vayan a colgar las fotos de la Torre Eiffel a tamaño natural, para los formatos habituales de pantallas (TV, ordenador y sobre todo móvil), las diferencias entre una cámara de móvil y una profesional son cada vez más sutiles. Tanto que ya hay muchas fotos de móvil que le dan mil vueltas a cámaras de fotos convencionales no tomadas por profesionales. Si los fabricantes de cámaras no quieren perder un negocio que hasta hace unas décadas era muy rentable (en la época del film), un poco menos rentable (en la era digital), y casi nada rentable actualmente, tienen que empezar a imitar a esos cacharros telefonilleros que con su IA son capaces de hacer en milisegundos lo que miles de humanos han hecho en millones de fotos, que a fin de cuentas es en lo que se basa tal Inteligicia Artificial. Cuando el modo “auto” de una cámara digital sea capaz de detectar miles de escenas (en lugar de tener que rebuscar la docena más o menos que traen en los botones) y hacer la foto “perfecta” podrán competir con los móviles. Mientras sólo pueden competir en manos de quienes saben que es la ISO, la velocidad de obturación, la compensación de la exposición, el balance de blancos, el número f. etc. etc. y además saben usarlos adecuadamente. El telefono móvil en cuestión lo sabe todo, todito, todo. Tanto para cerca, como para lejos, ahora.

Responder a Ernesto Ilkermn Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.