adolfo

Un comentario

  1. Impresionante el capítulo en que se nos dice:”Los diez pulidores entrenados de la fábrica pueden tomar un troquel con rugosidad de 50 nm y llevarlo a 20 nm, de nuevo, mejorando el rendimiento del bokeh.”
    Aquello de dar cera y pulir cera de Karate kid ha dejado escuela, que cosas. Reconforta ver que hace todavía hace falta la mano humana para algo que no sea el onanismo.

Responder a Carlos Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.