Lagrimita de pena por haber sido superada por un iPhone.

Yo no he estado nunca en USA, pero me han contado que allí Apple, y en particular el iPhone, no es una marca ni un fabricante, es una religión que se ha convertido en secta conforme en el resto del mundo se lo miran cada vez más de soslayo.

Solo así se entiende esta encendida y entregada crónica de nuestro californiano favorito, el bueno de Ken Rockwell en su análisis de la criatura iPhone Xs Max.

Si Ken no fuera como es y viviera como vive, habría asegurado que en su puerta, al lado de su palmera, había aparcado un trailer de 25 ejes para transportarle unos cuantos maletines, pero en su caso igual no.

Eso si, podréis apreciar que esos colores típicos suyos que dejan en ridículo a la extinta Kodachrome 25 por pálida, los consigue incluso con un telefonillo. Es fascinante.

Tagged with:
 

One Response to El bueno de Ken Rockwell eleva más allá del altillo del cielo al iPhone Xs Max

  1. A mí me ha quedado clara una cosa: este hombre tiene pijamas con bolsillos y se va a dormir con el iPhone. Es la única forma de tener uno en su bolsillo 24/7/365.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.