Bienvenida y que tengas mucha suerte.

Pues eso, si tenéis una Hassel V durmiendo el sueño de los justos en el fondo del armario ropero y habéis tenido la suerte de que no la ha corrompido los vapores de la cola con que se pega la piel como le pasó a la mía (aquí tenéis la historia de terror), que sepáis que le podéis darle nueva vidilla haciendo magníficas diapos 6×6 con una película clásica de las de toda la vida.

 

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.