0

Iker Morán y Álvaro Méndez toman contacto bíblico con la Fuji GFX 100 y quedan tocados por la experiencia.

La más “featente” que en el mundo es y está.

Estoy totalmente desconcertado.

¿ Vosotros creéis que en solo 10 minutos se puede despachar una toma de contacto con la bestialmente fea (bestial por prestaciones y fea por su cuerpecillo serrano) Fuji GFX 100. Yo creo que no, pero nuestro querido chicarrón del norte y su eterno compañero (que no se de donde es) parecen creer que si.

¿ Vosotros creéis que una cámara como esta se puede despachar con muestras que en su tamaño mayor son de 3 Mpixels ? ¿ Que pasa con los 99 Mpixels restantes ? Que se hunde el servidor ?, pues nada, se compra otro.

¿ Vosotros creéis que una cámara como esta se puede despachar sin ninguna muestra RAW ? Repito, ¿ Que se hunde el servidor ?, pues nada, se compra otro

Quiero creer que todas estas carencias han sido motivadas por la experiencia única de poder jugar con una cámara así. Seguramente yo me habría quedado sin habla.

En fin, os prometo que el día que me pase por Casanovafoto (que ya hace mucho que no voy), prometo echarle un vistazo, tocarla, olerla y acariciarla como en su día hice con la GFX 50S y el zoom 32-64. La conclusión seguro que es la misma que entonces: estas cámaras no son para mi, ni por tamaño, ni por peso, pero sobre todo porque son incompatibles con una Pensión.

  • Si no créis nada de lo que os acabo de contar, la confesión completa está en Photolari

Nota tontísima: como “bestfea” (de bestial y fea) no queda muy bien, yo la voy a llamar “featente”, por que es la más fea, pero también la más potente del mercado y así queda mucho mejor. Estoy seguro que sería el Shangri-La de un paisajista. ¡¡¡ Coñó, yo soy paisajista !!! Porca miseria.

adolfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.