2

Canon saca por fin una cámara soberbia con un sensor decente y el mejor EF 24-70F4L IS II posible para acompañarlo.

Madre del Amor Hermoso, ¿ que hemos hecho para merecer esto ? Madre del Amor Hermoso, líbranos de todo mal.

Por fin, después de una interminable travesía por el desierto Canon lo ha conseguido, ha conseguido ponerse a la altura de Nikon sin perder su característico y fantástico color diseñando un sensor sin FF sin apenas ruido y con un rango dinámico que supera con creces loa 15 EV.

Para acompañarlo y no desmerecer Canon ha presentado también un zoom universal, un EF 24-70F4L IS II con unas curvas MTF tanto de contraste como de nitidez que rozan el 1.0 de centro a esquina, sin aberraciones cromáticas ni geométricas, con una transmisión de color totalmente neutra, con un poder antirreflejos mayor que el de un traje de astronauta y con un campo de enfoque total y absolutamente plano en todo el rango focal.

Si señor, eso es lo que me hubiera gustado contar.

Pues no señor, nada de eso, lo que os tengo que contar es otra cosa muy diferente y me da tanta pena penita pena que aquí me voy a quedar.

Pregunta del millón: ¿ después de haber leído el titular, cuantos picosegundos, nanosegundos, microsegundos, o milisegundos habéis tardado en daros cuenta de que la cosa iba de farol ?

  • Picosegundos: experto sufridor canonista
  • Nanosegundos: personal inquieto e interesado por estas cosas.
  • Microsegundos:  aficionados, ” ma non troppo”.
  • Milisegundos: curiosos, mirones, pasaba por aquí.
  • Un segundo o más: políticos y subespecies asociadas.

adolfo

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.