0

SIRUI presenta teleobjetivos y lentes anamórficas para telefonillos.

¿ Quien sale al campo sin esto ?

Escena 1a:

Imaginaos que sois un fotógrafo de naturaleza en el negociado de aficionados a la ornitología y que en un paseo campestre os llama la atención un trino que no conocíais. Haciendo visera con la mano oteáis con impaciencia los arbustos cercanos y, oh maravilla, allí está, un ejemplar único del pajarito que habéis estado buscando los últimos años: el “volatil rarísimus”. Echáis mano al bolsillo y lo único que tenéis es el telefonillo con su gran angular. Que desdicha. Hacéis la correspondiente foto y allí está, si señor. En medio de una selva hay un borroso punto coloreado que ni vosotros mismos podéis reconocer.

Escena 1b:

Imaginaos que sois un fotógrafo de naturaleza en el negociado de aficionados a la ornitología y que en un paseo campestre os llama la atención un trino que no conocíais. Haciendo visera con la mano oteáis con impaciencia los arbustos cercanos y, oh maravilla, allí está, un ejemplar único del pajarito que habéis estado buscando los últimos años: el “volatil rarísimus”. Echáis mano a un bolsillo y lo único que tenéis es el telefonillo con su gran angular. Pero echáis mano al otro bolsillo y sacáis el Sirui TL-400mm Long Focus Lens Kit. Oh, que fortuna, oh, que placer. Hacéis la correspondiente foto y allí está, si señor. En primer plano y a pantalla completa aparece con todo sus esplendor el pajarito soñado.

Vosotros escogéis la escena: la diferencia son 150 dólares

¿ Veis como así queda mucho mejor ?

Escena 2a:

Imaginaos que estáis dando un paseo por el campo y os encontráis por casualidad con un monolito negro. Unos monos se acercan curiosos, dan vueltas alrededor de él e incluso llegan a tocarlo. De fondo suenan los compases de “Así habló Zaratustra”. Pensáis, ¿ de que me suena a mi todo eso ?, pero sea como sea queréis inmortalizar la escena en video para luego colgarla en todas las redes sociales e incluso enviársela a un tal Stanley Kubrick que habéis leído en el Hola (en la sala de espera del dentista) que es un chico muy creativo. Echáis mano al bolsillo y lo único que tenéis es el telefonillo con su simple formato 16:9, cuando la cosa quedaría mucho mejor en verdadero formato de cine mucho más ancho. Hacéis el correspondiente video y en casa lo veis en la tele la a toda pantalla. Está bien, pero le falta algo, ¿ no ?

Escena 2b:

Imaginaos que estáis dando un paseo por el campo y os encontráis por casualidad con un monolito negro. Unos monos se acercan curiosos, dan vueltas alrededor de él e incluso llegan a tocarlo. De fondo suenan los compases de “Así habló Zaratustra”. Pensáis, ¿ de que me suena a mi todo eso ?, pero sea como sea queréis inmortalizar la escena en video para luego colgarla en todas las redes sociales e incluso enviársela a un tal Stanley Kubrick que habéis leído en el Hola (en la sala de espera del dentista) que es un chico muy creativo. Echáis mano al bolsillo y lo único que tenéis es el telefonillo con su simple formato 16:9, cuando la cosa quedaría mucho mejor en verdadero formato de cine mucho más ancho. Pero ahora echáis mano al otro bolsillo y sacáis el VD-01 Anamorphic Lens. Oh, que fortuna, oh, que placer. Hacéis el correspondiente video “et volilà”. Ten´sis un superproducción en Panavisión y 70mm que inspirará a joven Kubrick para hacer una obra maestra imperecedera. Palabra de HAL 9000.

Vosotros escogéis la escena: la diferencia son 100 dólares.

¿ Veis como así queda mucho mejor ?

Después de esta manifiesta manifestación de que “la calor” me afecta mucho, lo único que me resta es revelaros al culpable de esta paliza, que no es otro que:

adolfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.