1

No permitas que la mala luz del mediodía te impida capturar buenas imágenes: un breve tutorial del gurú Nigel Danson

Yo a veces lo llamo “el maligno”

Os hago una pequeña referencia sobre esto simplemente porque me he sentido muy aludido.

Cuando con mi mujer damos paseos por nuestras queridas montañas, cámara y trípode en ristre, of course, normalmente salimos prontito (sobre las 8 de la mañana), pero nuestra velocidad de crucero (y más si me voy parando para hacer fotos) hace que lleguemos al destino (normalmente un lago de montaña) a la hora de comer, justo cuando el sol está arriba de todo y la luz es tan dura como si el mismísimo Dios te estuviera iluminando con un foco.

Como ya estás allí y te ha costado la misma vida llegar haces lo que puedes y te vuelves para casa con fotos dignas pero que sirven poco más que de recuerdo.

Pues bien, el gurú Nigel Danson ha atraído mi atención con este párrafo que parece escrito para mi.

Por lo general, las personas consideran que la mitad del día es un mal momento para disparar o condiciones de iluminación imposibles. No permita que la mala luz le impida capturar buenas imágenes. En el siguiente video, el fotógrafo Nigel Danson ofrece numerosas técnicas que pueden ayudarlo a superar el difícil sol del mediodía para capturar excelentes fotos de paisajes.

Confieso humildemente que muchos de sus consejos ya los he aplicado, pero que el resultado ha sido como máximo decente, pero siempre por debajo de bueno, muy bueno, excelente, soberbio o excepcional.

Fijaros que buena parte de sus trucos se basan en que el día esté nublado y que el sol, aunque sea del mediodía, se cuele por agujeros entre las nubes y de relieve al paisaje destacando primeros planos del fondo, o al revés.

Lo normal, en unos senderistas aficionados y con limitaciones como nosotros, es que si el día amanece nublado no te aventures en una excursión durilla que puede durar 10 horas entre ida y vuelta. Llegar al lago (ibón en mi tierra de adopción) a la una de la tarde con el cielo absolutamente azul (casi lila en aquellos parajes) es una recompensa inmensa para el espíritu, pero no invita a hacer ninguna foto de la que después te puedas sentir orgulloso.

Oiga, la foto es “pal que se la trabaja”. Los gandules nunca pasaremos de mediocres y por eso nos consolamos escribiendo chorradas en un blog.

Nota nada tonta: lo que más deseo en estos días y le pido a un Dios en el que nunca he creído, es que después de los apaños médicos que me tienen que hacer ahora en septiembre pueda aún pasear por mis queridas montañas con cierta dignidad. Si ni eso me queda más vale que me den una pastillita y que os quedéis sin Fotochismes.

adolfo

Un comentario

  1. Todo lo que este señor nos enseña y su experiencia está basada en fotografiar zonas mucho más al norte del mediterraneo, la luz que se encuentra en sitios como Escocía es sencillamente mágica a medio día, con nubes o sin ellas.
    Incluso en España, no es lo mismo fotografiar a la misma hora del mismo día en el Cantábrico que en Andalucía.
    Siempre digo que el que sabe hacer fotos en Castilla la Mancha a medio día de un día de verano, sabe hacer fotos en cualquier parte del mundo y podéis estar seguros que no me equivoco. ;))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.