1

Todo es cuestión de trabajo, costumbre y sesera: hablamos de Lightroom Classic 2020

To R.I.P. o not to R.I.P: that’s the question

Bueno, no hablo yo, habla Fernando Sánchez que nos explica cosas de las novedades de esta versión del software que dice es el más olvidado del Sr.Adobe y sin embargo es uno de los más utilizados por sus sufridos y paganos usuarios.

He puesto este título tan impactante con el único objetivo de atraer audiencia y hacerme asquerosamente rico cuando los lectores totalmente entregados y agradecidos aporreen sin piedad el botón donar y me hagan asquerosamente rico pudiendo por fin abandonar la esclavitud de canonista desencantado y sintiéndome libre para transfugarme a cualquier otro fabricante “mirrorles” que haga las mejores cámaras y los mejores cristalitos para paisaje.

Sin embargo algo hay de verdad en el título.

Cuando por imperativo legal abracé la religión de la Insatiable Insert Coin Continously Creative Cloud, obra satánica del Sr.Adobe, instalé y probé el Lightroom. Me lo explicó por encima y con su velocidad mental de gurú un amigo que lo dominaba ampliamente un día que fui a su casa. El efecto fue que cogí tal empanada mental que al volver a la mía lo desinstalé y nunca más he querido saber nada más de él.

Nunca he necesitado un sistema de clasificación potente pues tengo todas mis imágenes digitales muy bien guardadas y ordenadas, y soy capaz de encontrar temas e imágenes de forma muy eficaz. Para lo demás Lightroom me pareció muy farragoso y para el trabajo de aficionado mediocre que yo hago me manejo bien con Camera RAW y muy poquitas cosas más de Photoshop. Para mover, ordenar y guardar utilizo una versión muy antigua de ACDSee que no sabe interpretar RAW’s y que me va muy bien como mesa de luz. No necesito más.

Así pues reconozco que no le he dedicado a Lightroom el trabajo necesario para entendernos, por lo tanto tampoco he generado la costumbre que acaba siendo confianza y seguramente todo ello ha sido por la limitada capacidad de mi sesera y la infinitamente mayor de mi bienintencionado amigo informante. De ahí el titular.

Apoco agudo que sea el agudo lector habrá podido a preciar que hasta aquí no he contado nada aprovechable, así que mejor me callo y os dejo con el breve artículo que acabo de leer en:

adolfo

Un comentario

  1. Hayyyy amigo Adolfo…. a mi es que ya me da pereza desaprender y volver aprender otro programa de revelado, me he echo vago, sigo con mi Lightroom, que aunque renquea, para lo que uso me vale, me da una pereza enoooorme aprender las maravillas de la competencia, y mira que lo he intentado… pero es que no me hallo… me tiene abducido el señor Adobe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.