5

Germán Pierre analiza el nuevo Canon EF 24-70F2,8L III con la 5D Mark IV y nos cuenta lo que le ha parecido.

Ha costado, pero ya lo tenemos aquí. Aleluya

Ya sabéis que yo tengo una cierta obsesión malsana por los 24-70mm y por ello me he leído con mucha atención lo que cuenta Germán de este nuevo cristal destinado a ser el objetivo del kit de las nuevas 1D-X Mark III y 5D Mark V y a dar un brillante colofón a la etapa cristalera del Sr.Canon en el mundo DSLR.

Toda la experiencia acumulada en el diseño de objetivos RF se ha utilizado en este nuevo cristal que luce una pupila de salida enorme comparada con el diámetro de la montura EF, y viene con un diseño óptico totalmente renovado destacando un sellado a la intemperie de primera magnitud, entre otras cosas debido a que como autentica novedad el zoom es interno y no hay elemento telescópico susceptible de “colar” polvo al replegarlo ni presentar holguras de uso (es como los actuales 70-200, pero más pequeño, claro). Ello se consige con la utilización de un elemento difractivo (fresnel) en la estructura óptica lo que que además consigue que la longitud del barrilete no sea excesiva.

Los recubrimientos internos a base de picocristales amorfos no solo minimizan los reflejos y las imágenes fantasmas, sino que además ayudan a controlar también las aberraciones cromáticas.

La lente frontal, además, incluye un pulido muy especial que no se especifica y que la hace repeler la humedad y el polvo.

Es verdad que no tiene estabilizador, pero Canon dice que en el diseño se ha primado una calidad óptica soberbia desde plena apertura sin que eso comprometa tamaño y peso. Así que por esa razón y también para garantizar una colimación óptica ultraprecisa ha sido imposible incluir la estabilización.

Si contemplamos el precio, parece que el Sr.Canon ha entendido por fin que si el Sr.Sigma puede ofrecer un RF 24-70F2,8 por unos 1.000 dólares, él también puede hacer casi lo mismo y ofrecer esta versión III por 1.500 dólares sin perder la vida ni arruinarse en el intento.

Y ya está, ya no me enrollo más, pero en este caso no me puedo sustraer a poneros a continuación algunos detalles del análisis y parte de su conclusión, pero como siempre sin que ello sirva de excusa para que no os leáis atentamente todos los datos y veáis las muestras que Germán nos enseña para ilustrar su análisis.

1.- Empezamos con las tablas de nitidez MTF  50% que se presentan a 24, 35, 50 y 70mm. Destacar que la resolución teórica máxima con la 5D Mark IV es de 77 p.l./mm

Yo diría que para ser un zoom está mucho más que bien.

2.- Continuamos con las aberraciones cromáticas donde aunque no estemos muy habituados con los valores numéricos, creedme si os digo que están muy bien contraladas y son mínimas, por lo menos un orden de magnitud inferior a lo usual en este rango focal.

Como mínimo un orden de magnitud inferior a todos sus homólogos: excelente.

3.- Viñeteo: existe, claro, pero es muy tolerable y corregible con cualquier software de revelado o aplicando el perfil de lente: en el peor de los casos es “solo” un EV en el borde absoluto FF.

Viñeteo máximo 1 EV en angular a plena apertura: no está nada mal.

4.- No podían faltar los “pros” y los “menos pro’s”

A favor :

  • Calidad óptica por encima de excelente
  • Construcción y sellado de calidad militar
  • Ergonomía y equilibrio excelente gracias a la no existencia de elementos telescópicos.
  • Sistema de enfoque exacto, preciso y repetitivo.
  • Aberraciones cromáticas y distorsión geométricas muy bien controladas.

Mejorable:

  • El peso y tamaño no es de pancake. No se puede tener todo.
  • El precio siempre es mejorable, pero en este caso no está mal.

Resumen de la conclusión: dice Germán:

La evaluación de este zoom en su conjunto no solamente es muy positiva sino que podríamos calificarla de soberbia. La nitidez en el centro es excelente y la caída en los bordes está muy contenida, además es bastante lineal desde F2,8 hasta F11. Su focal más dulce son los 35mm donde está a la altura de un fijo de gama alta. A 24mm cae un poco pero sigue siendo excelente. Como siempre pasa en este tipo de zoom’s al acercarse al extremo tele el rendimiento baja un poco, pero muy poco, quedando en todo momento muy por encima de los modelos EF 24-70F2,8L II, EF 24-70F4L IS y EF 24-105F4L IS II anteriores. A ello contribuye, sin duda, la extraordinaria planeidad de su plano de enfoque a todas las focales, lo cual hará las delicias de los paisajistas aunque quizás no tanto de los retratistas.

La extrema precisión y repetitividad en el AF, además de una robustez y sellado a la intemperie de primer nivel, complementan sus virtudes llevando al límite el concepto “L”.

Como resumen de la prueba puedo decir que la experiencia de su uso, el rendimiento óptico, la consistencia del AF, y su robustez han sido más que excelentes. Dentro de la filosofía de los zoom’s universales este sin duda, aunque un poco tarde, imprime carácter y destaca con luz propia.

Y ahora ya si, como os imagino deseosos de empaparos del análisis completo y de saborear sus muestras (aunque por desgracia solo son JPG, eso si, a tamaño completo) os dejo con todos los apartados del mismo.

By appointment of Digitalcamaralens.com CEO: Sir Germán Pierre

adolfo

5 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.