5

La prueba de la impresora Epson Ecotank ET7700 es la excusa que me sirve para plantear una pregunta y pedir consejo.

El sistema EcoTank de Epson: para no arruinarse

Vamos a plantear un juego de ROL.

  1. Imaginemos que se descubre que uno de los efectos del COVID-19 que flota en todas las gotitas del aire que nos rodea es que produce en los fotógrafos aficionados unas ganas irresistibles de hacer impresiones caseras hasta tamaño A3.
  2. Imaginemos que un angelito de la guarda se materializa ante vosotros y os entrega una mascarilla, un rollo de papel de váter, y un cheque de 1.000 euros.
  • ¿ Vale la pena comprarse una impresora casera o es meterse en un berenjenal que nos va a dar más dolores de cabeza que satisfacciones ?
  • ¿ Tenéis alguna idea, consejo, o experiencia propia o ajena para poder introducirse en ese mundillo sin morir o arruinarse en el intento ?

Temas baladís a considerar:

  • Tintas
  • Papeles
  • Rendimiento
  • Mantenimiento
  • Duración antes de se embocen los cabezales
  • Límite de copias en el que vale la pena tener impresora casera vs. Encargarlas a un laboratorio profesional.

Aunque no lo creáis, esta loca idea ha salido de una concatenación de artículos solo adecuados para la madrugada de un lunes confinatorio, todos vistos en Xatakafoto.

Nota tonta: a mi es una cosa que de vez en cuando me atrae, pero para las muy poquitas copias que yo haría pensó que me saldrá mejor y tendré menos problemas si las llevo a imprimir a un laboratorio profesional serio.

adolfo

5 comentarios

  1. Una impresora en casa es un tesoro. Te permite tener el control de principio a fin. Y es una sensación maravillosa controlar la gestión del color, la calibración de más equipos… Pero es más complicado y sale bastante más caro si solo vas a imprimir copias de vez en cuando. Un buen laboratorio es la mejor opción

  2. A mí me encantaría tener un plotter del tamaño de un piano, en casa. Como dice FER lo mejor es recurrir a un laboratorio, y ya está. Pero esto es como quien se compra un Ferrari… Dile tú que es mejor ir en autobús.

  3. Si es por aprender no hay duda. Por economía…
    Si quieres controlar el resultado no hay ninguna duda, pero eso lleva un tiempo de aprendizaje, calibración, perfiles de color… y acertar con el tipo de papel, para eso o sigues ciegamente el consejo de quién ya ha pasado por eso o vas a gastar mucho en materiales que tras probarlos no te van a convencer. Y luego está el tamaño del papel, si es algo grande el resultado es espectacular y lo puedes usar para decorar, pero gastarás bastante tinta y ya se ha dicho que vale su peso en oro

  4. Tendrías que ver también los resultados, los plotter fotográficos suelen llevar más tintas, yo el que usaba llevaba nueve y para el blanco y negro la cosa se complicaba, quedaba muy bien pero la gente que realmente lo hacía mejor tenían un plotter dedicado con tintas solo para eso

  5. No soy un profesional, aclaro. Pero imprimo hace mucho en casa. Mi experiencia es que las fotografías de impresora se decoloran con el tiempo y bastante pronto. En eso, es mejor el laboratorio. Otro problema, grave con las impresoras que tienen los inyectores en los cabezales es que se taponan si no se usan, o sea, impresora a la basura. He tirado ya dos Epson. No obstante, la comodidad que da una impresora y la versatilidad que proporciona para usos que no requieran calidad especial es muy grande. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.