10

La guinda para el Master Olympico: Fernando Galán analiza a fondo la E-M1 Mark III

– una pequeña GRAN cámara –

Si a lo que nos ha contado ya Hugo Rodríguez (y aún no ha acabado) le unís lo que ahora nos cuenta Fernando Galán podéis pedir directamente un título de Master al Sr.Olympus, pues dudo que incluso los ingenieros “culpables” de su desarrollo sepan tanto como lo que nos han contado estos gurús.

Ya sabéis que yo empecé Olympico (OM-1 y OM-2), pero a lo largo de los años he pasado por diversas etapas: a veces me encantan, a veces solo me caen simpáticos, a veces los he odiado, pero lo siempre me ha gustado es su visión innovadora de nuestro mundillo, además de su espíritu luchador. Ahora estoy en la etapa de “me caen simpáticos”.

Lo dicho, si queréis saber más que el propio Sr.Olympus, razón en:

adolfo

10 comentarios

  1. Hola, Adolfo.
    He tenido que volver al botón contextual del ratón para abrir los enlaces, así que de esta ya lo integro del todo.
    Yo también usé, y conservo aún, algunas OM (OM-10, OM-4 Ti, OM-1n). También los odié en aquella transición al auto foco, con modelos de dudosa calidad, y luego al digital con cambio de montura a 4/3 y luego a Micro 4/3… y mi equipo se quedó en el cajón. De ahí que arrancara en digital con Nikon pero no hace mucho me autorregalé una OM-D EM10 que llevo casi a diario en el bolso. Me ha sorprendido, la verdad pero no sé si tanto como para seguir invirtiendo en la marca. Y me encanta experimentar con su LiveComposite y, como tú has dicho, con sus innovaciones tecnológicas. Entrar en serio en un sistema fotográfico es caro y te casas con él un buen tiempo. Así que, sin fanatismos por ninguna marca (de ningún producto) me espero con paciencia a ver si el corazón o la cabeza se deciden por Olympus o… ¡Fuji! 😀
    Un saludo cordial.

    • Me he vuelto a olvidar Adrian. Son 9 años de malas costumbres y a veces se me pasa. Si lo hago todo muy rápido se me escapa. Tengo que pensarlo cada vez, y eso lleva tiempo. Te pido (os pido)un poco de paciencia. Procuraré enmendarme.

  2. Yo empecé con una cámara instantánea Werlisa de película en b/n, con el visor en una esquina y el objetivo en el centro, lo cual daba su correspondiente error de paralaje, cortando cabezas o pies “a punta pala”. Por cierto, esa cámara nos la regaló RNE a un grupo de muchachos por participar varios años en su programa especial dedicado a la salvaguardia y defensa de nuestro patrimonio artístico y cultural (década de los 60-70).
    Pero visto lo visto con los cortes, me inicié en el mundo réflex (TTL) con una Olympus OM-2 (primero en película b/n y después en color) y recuerdo muy bien que tenía una agujita como las del reloj que se desplazaba hacia arriba o abajo por un panel transparente de velocidades que aparecía en el lado izquierdo del visor al ponerla en funcionamiento. El objetivo de la misma marca era magnifico: un 50 mm f/1,4.
    Después, me deshice de ella porque la vista no me alcanzaba para enfocar correctamente con el círculo de imagen partida y hube de pasarme a las entonces incipientes cámaras autofoco.
    Y cuando llegó la transición me pasé al ámbito digital, pero aun conservo varias cámaras autofoco de película.
    Saludos.

    • Muy buenos días Alberto:

      Lamentablemente, no puedo estar más de acuerdo con tu opinión.
      Tengo a ese site como formal y serio pero en esta ocasión, no puedo sustraerme de esa sensación.

      Feliz día

  3. Muy buenos días parroquia!!!

    En esta ocasión la publicación de “Albedo Media”, no me ha convencido.
    Por una parte sus palabras no me parecen que respalden lo que muestran las imágenes… amen de que en las tomas comparadas, no aparecen publicados los tiempos de exposición utilizados, lo cual, aunque asumieran una diferencia de tan solo 0,7 EV en este bodegón, me consta que puede ofrecer una visión en sentido opuesto.
    En otro orden de cosas, necesitaría añadir como corrección un dato de cierto interés… aunque el fichero jpeg en modo HiRes de la E-M1 mkII ofrezce una resolución de 50mpx, el RAW-ORI que puede entregar a la par(también puede obtenerse exclusivamente un RAW en lugar del jpeg, además de la opción de ambos formatos…) , depara la resolución de 80mpx(en realidad, algo más…), la misma que “sus hermanas” E-M1X y la E-M1 mkIII con la que se la compara.
    Paralelamente, no he encontrado que ningún espacio web relevante, dedicado al análisis del potencial de captores, arroje resultados que apoyen lo que sugiere en este caso Fernando Galán.

    Feliz día

  4. Los modelos revisados o mejorados al tiempo de aparecer en el mercado no suelen aportar mucho más de lo que se pudiera haber hecho con una actualización del firmware, siempre es una mejora todo lo que relata de esta cámara, pero hablando de dinero un comprador que necesita equipo lo puede encontrar interesante, pero es muy complicado que un usuario con un modelo anterior compre este porque se han rumoreado ya sensores de más resolución y se pide a gritos en muchos foros la renovación del sensor. Y con respecto del precio, el día que una empresa adopte el compromiso de marcar un precio que se mantenga durante aunque solo sea un año el comprador no tendrá la sensación de haber hecho el idiota por comprar cerca de la fecha de lanzamiento en tal de esperar unos meses a comprar. No hay más que ver la bajada de precio del buque insignia de Olympus que de los 3000 iniciales ha bajado ya hasta más de 600 €, quién va pagar ese sobreprecio por tener un producto recién salido? es incongruente que los clientes más fieles a cualquier marca sean los más perjudicados en lo económico.

  5. Adolfo: Si tuvieras que comprarte una cámara, partiendo de cero, para fotografiar la extinción de la Humanidad… ¿Qué equipo te comprarías? 🙂

  6. Buenos días Adolfo y resto de comunidad de Fotochismes,

    Antes de nada, daros las gracias por el continuo apoyo y retroalimentación, me consta que este espacio, que Adolfo custodia con mucho cariño, referencia nuestros contenidos desde hace muchos años. Igualmente espero que estéis todos bien de salud y con el mejor ánimo posible. La percepción de esta pandemia cambia radicalmente dependiendo del lado del dado en el que hayas caído y el nuestro no ha sido especialmente bueno, pero empezamos a ver alternativas.

    Lamentablemente, aunque sigo de cerca todo el tráfico de referencia que generamos, solo en muy contadas ocasiones puedo para dar retroalimentación directa más allá del ecosistema de Albedo, sus comentarios o redes sociales. Ojalá pudiera dedicarle más tiempo a estas interacciones fuera del paraguas del medio que coordino pero se juntan dos imponderables: las referencias externa a nuestros contenidos son muy numerosas y el tiempo es igualmente muy limitado, no obstante esta pandemia parece ser un buen momento para hacer importantes excepciones en nuestras rutinas.

    Como editor jefe y máximo responsable del medio toda crítica, expresa desde el respeto, es importante. Sin duda nos hará mejorar y nada me interesa más en estos momentos que hacernos fuertes en aquello en lo que desde hace años somos especialistas. Por ello si hay algún dato técnico en duda sobre la comparativa os pediría en total transparencia que lo mandéis como comentario dentro del artículo para que lo podamos cotejar y tras su análisis rectificar, si se da el caso.

    Sobre la publicidad, sin entrar en mayores reflexiones -que dan para una serie de artículos de opinión sobre el código deontológico y las marcas que justo estamos preparando– en el caso que nos ocupa este contenido no tiene ninguna supervisión por parte de Olympus en relación a las pruebas realizadas y su contraprestación económica se aloja exclusivamente por la mención del servicio profesional de Olympus.

    Mezclar una prueba independiente con un contenido promocional es arriesgado, soy consciente y estamos analizando todas las vías posibles para reforzar una linea de contenidos publicitarios interesante para nuestros lectores, construido bajo un marco ético donde público, medio y marca se vean representados, desde luego no será fácil y conociendo un poco el sector me consta que vamos a contracorriente, nada nuevo bajo el sol.

    En esta transición interna hacia un nuevo Albedo que estamos realizando nos surgen muchas dudas, pero también alguna certezas: no vamos a precarizar más la profesión –plagada de colaboraciones gratuitas o ridículamente pagadas– ni vamos a vendernos a ninguna marca. En ningún caso modificaremos nuestro criterio ni nuestro rigor, antes –“hablando en plata”–prefiero cerrar el medio y dedicar mi tiempo a otros proyectos.

    La parte positiva de este contexto tan duro es que nuestra parrilla editorial saldrá reforzada en términos de calidad será aún mejor que todo lo realizado hasta la fecha en nuestro medio y las vías para hacerla rentable más justa, clara e independiente. Ahí también necesitaremos vuestras críticas constructivas y retroalimentación. Es probable que en breve lancemos alguna encuesta abierta a público para valorar de manera sensata todas las opciones.

    Perdonad la extensión, pero como podéis intuir, la ocasión merecía una explicación un poco más larga de lo habitual.

    Un enorme abrazo digital para esta parroquia que tanto nos mima y gracias de antemano por todas vuestras aportaciones.

    • Muchas gracias Manuel por tus comentarios. Por mi parte solo daros mi total apoyo en la nueva etapa y desear que este aumento en la calidad temática lo que redundará en un menor número de artículos sea entendida por vuestros lectores y no perdáis demasiada audiencia.

      Un abrazo de un lector de FV desde el número 1.

      Mucha salud.
      Adolfo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.