0

¿ Como de malo es un viaje para nuestras queridas cámaras ?

Viva la libertad post-pandémica, ¿ no ?

Después de leer este apocalíptico ensayo metafísico filosófico de nuestro filósofo de cabecera  llegaremos a la conclusión de que lo mejor para proteger a nuestro preciado equipo fotográfico es no sacarlo nunca de la bolsa, o como máximo, montar bodegones en casa y fotografiarlos con mucho cariño.

Así que si queréis salir con vuestras cámaras a disfrutar de la naturaleza, es mejor que no leáis el ensayo que google termina con estas conclusiones.

  • Caídas . Muy mal. Si la lente toca el suelo, es casi seguro que ejerce una alta presión sobre la montura, y la montura debe verificarse (tanto en la cámara como en la lente).
  • Baches . Todavía puede ser malo, especialmente si es un golpe contra una superficie dura (por ejemplo, el lado del edificio, el lado del automóvil, etc.). En general, no me preocupo tanto por esto a menos que haya sido un golpe que involucró la lente y el soporte.
  • Vibraciones Al contrario de los Beach Boys, no hay buenas vibraciones. Poner la cámara / lente en superficies que están vibrando (barco, avión, automóvil, tren, etc.) es algo que debe evitarse siempre que sea posible. Incluso una fina envoltura de tela disipa gran parte del problema. Así que sé profiláctico, siempre. 
  • Colgando . No cuelgue lentes pesados ​​del frente de una cámara y luego transporte la cámara con una correa para el cuello. A medida que la lente se balancea, la montura se estresa. Llevar de la lente siempre que sea posible.

Lo único que puedo añadir a todo esto es que este invierno, justo antes de la pandemia y en mis queridas montañas de Benasque, pegué un resbalón sobre una placa de hielo y le di un pequeño golpe a la cámara contra el suelo helado. Fue un golpe pequeño y en una esquina, pero me quedé sin aire y no lo recuperé hasta que hice un montón de fotos de test y comprobé que no había pasado nada. Desde entonces pienso en comprar una especie de carcasas de esas de goma que venden, pero son tan horteras que no me he atrevido a hacerlo. Ahora que lo pienso, igual era un mensaje subliminal de mi querida Madre del Amor Hermoso para que finalmente me transfugue a mirrorless. Esta noche, en mis oraciones, le pediré que hable con mi Amo y Señor José Luis Escrivá para ver si me arreglan lo de la pensión y lo del ingreso mínimo vital y me posibilitan el glorioso tránsito a Sony, a Lumix, o incluso a la EOS-R5.

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.