0

Dpreview TV y el Sony 12-24F2,8 GMaster: ¿otra prueba de que vale cada uno de los dineros que piden por él?

– calidad GMaster, precio Super GMaster –

Yo vivo en un piso que da al interior de un patio de manzana. Afortunadamente, por los gastos de comunidad, ese patio no pertenece a nuestra finca. En los pisos bajos que dan a ese patio hay, a su vez, unos patios pequeños individuales propiedad de esos mismos pisos. Son patios no muy grandes que tendrán unos 4 x 6m, pero que son suficientes para tomar el sol o comer fuera debajo de una sombrilla en verano, y los que tiene niños para poner una pequeña piscina de plástico y pasarse toda la mañana remojándose a placer. Es muy agradable, casi siempre.

En el bajo más cercano a mi casa (yo vivo en un 3º) habitan tres chicos jóvenes, no adolescentes, pero si jóvenes. Son gente sana, ordenada y se cuidan, pues en la etapa del confinamiento hacían duras sesiones de gimnasia en su patio los tres delante de un portátil donde evolucionaba un torturador profesional. No hay problemas con ellos, casi siempre.

Pues bien, ayer se les ocurrió montar un fiestorro. Parecía una despedida de alguien, quizás una despedida de soltero, hubo bebidas, hubo regalos, hubo bebidas, hubo música, hubo bebidas, hubo incluso una fotógrafa que cargaba con una cámara “mirrorless” con un zoom aunque no llegué a determinar la marca, hubo bebidas, hubo baile, hubo bebidas, hubo piscolabis para la cena, hubo bebidas, hubo incesante parloteo 60db por encima de lo necesario para entenderse, ………… y hubo bebidas, muchas bebidas. Se juntaron 21 personas que evolucionaron hacinadas en ese pequeño espacio desde las 6 de la tarde que empezó la cosa hasta las 5 de la madrugada en que se fue la última y por fin nos dejaron dormir. ¿O imagináis lo que suenan 90 o más db de chácara en un patio interior en plena noche?

Bien, pues de las 21 personas solo una llevaba mascarilla, la llevaba en el brazo a modo de brazalete cual si fuera el capitán de este improvisado equipo de suicidas.

Si oís en la tele que hay un rebrote importante y descontrolado en Barcelona por la zona de la Pza. de España, ya sabéis de donde procede la cosa. Hacía bastante aire y espero que la sopa coronavírica se disipara antes de llegar al 3er piso, que es donde yo vivo.

  • Imaginemos que cada una de esas personas se ve hoy con otras cinco. En una semana: 21 – 105 – 525 – 2.625 – 13.125 – 65.625 – 328.125, ¿no está mal, verdad?

A veces pienso que tendría que venir un marciano sabio y obligarnos a confinarnos absolutamente en casa durante tres semanas como mínimo bajo pena de muerte. Sin duda sería una medida drástica y dolorosa tanto para las personas como para nuestro sistema económico de vida, pero creo sinceramente que eso sería preferible a languidecer penosamente como estamos ahora con el miedo en el cuerpo durante los dos años buenos que durará el asunto hasta que se descubra una vacuna eficaz y se hayan fabricado y pinchado a 7.500 millones de personas.

Pero los marcianos no existen, ¿verdad?, y Dios, si existiera, resulta que siempre está mirando para otro lado.

Ostras, ¿y este artículo iba de esto? No, no, iba de otra cosa, pero este introito era del tipo: si no lo digo, reviento”. Amén.

Ahora empiezo.

Al igual que hicieron hace unos días unos cuantos gurús, entre ellos nuestro querido “duo dinámico”: Ftc 8-7-2020, los becarios de lujo de Dpreview TV han jugado al desconfinamiento total con el Sony 12-24F2,8 GMaster y nos cuentan lo que les ha parecido con la sana intención de demostrarnos que vale cada uno de los 3.500 euros que piden por él.

Es muy bueno, si, todos lo dicen, pero el Sr.Sony está mostrando desde hace tiempo una perversa tendencia a poner precios escandalosos en su negociado de cristalería, sobre todo la GMaster. No estaría de más que algún otro dúo dinámico de epidemiólogo/economista le recordara que “la nueva normalidad” estará regida por una nueva era ´basada en la precariedad, al menos para la inmensa mayoría de siempre.

Galería de muestras con la Alfa 7R IV (no os la perdáis)

Bonus Track, por alusiones:

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.