0

Photography Blog analiza al Nikon Z 24-200mm f/4-6.3 VR con la Nikon Z7, y ……………… hasta ahí puedo leer.

Oiga, pues para viajes yo lo usaría.

Yo creo sinceramente que en este análisis, aparte de las virtudes o sombras del cristalito, han pesado dos cosas más.

  • La experiencia del mundo DSLR donde un todoterreno de ese rango focal apenas superaba la categoría de “culo de botella”.
  • La manifiesta ausencia de maletines, pequeño detalle lubrificante que condiciona todos los análisis objetivos (no de objetivos).

Mi querida madre del Amor Hermoso me perdone si digo que lo que era una “sacrílega blasfemia” en el mundo DSLR, en el mundo “mirrorless” empieza a ser solo un pecado venial, y este todoterreno es la prueba, digo yo, vaya, opino, pero sin ofender.

Y ahora mi querida Madre del Amor Hermoso me va a volver a perdonar por lo que voy a decir: hombre, pues mirando la galería de muestras, como objetivo todoterreno de viajes y para ver las fotos por una tele por muy grande que sea, yo creo que da perfectamente el pego, porque no nos vamos a fijar solo en la esquinas, ¿no?

Bueno, yo os pongo los datos, y vosotros mismos preparáis las cerillas, bien para prender la pira, bien para encender las velitas del altar.

  • Nota global: 8,4 sobre 10
  • Nota global sin precio: 8,25 sobre 10
  • Calidad de imagen: 8 sobre 10 (discretito para esta WEB)
  • Valoración final: despachado con un lacónico “recommended” a secas.

Las pruebas del delito están en:

adolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.